Inditex cada vez depende menos de proveedores comunitarios. Su producción mira fuera de la Unión Europea, ya sea a los vecinos países del Este de Europa o a la lejana Asia. En solo dos años, el número de empresas que elaboran productos para la multinacional gallega dentro del territorio de la UE se ha reducido un 10.7%, desde las 512 sociedades que trabajaban para ella al cierre del ejercicio 2009, hasta las 457 que lo hicieron el último año, según la memoria de Inditex del ejercicio 2011, concluido el pasado 31 de enero.

Empresas que para aparecer en las estadísticas elaboradas por el grupo de Arteixo tienen que cumplir un requisito: entregar a Inditex cada año más de 20,000 unidades. Y son la gran mayoría, ya que aquellos que aportan cantidades inferiores solo representan el 0.47% de la producción global de la compañía. Inditex no especifica a cuáles de sus cadenas proveen estas empresas. Cadenas entre las que están marcas como Zara, Massimo Dutti, Uterqüe o Bershka.

El frenazo de sus colaboradores dentro de la UE se produjo especialmente en el año 2010, cuando Inditex recortó el número de proveedores bajo estándares comunitarios hasta los 458, así que la cifras del pasado año no hicieron sino confirmar esta tendencia. Parte de su producción ha pasado a los países que denomina como "Europa no comunitaria". Aunque no desvela cuáles son estos Estados -no desglosa la identidad de sus proveedores por naciones-, se trata de aquellos que bordean la frontera Este de la Unión. En 2011, Inditex contaba en ellos con 130 empresas, un 31.3% más que en 2010, cuando aportaban 99.

Si la UE ve cómo se estanca el número de firmas que trabajan para la empresa fundada por Amancio Ortega, Asia sigue un camino muy diferente. En 2010, el número de proveedores asiáticos de Inditex superó por primera vez a los de la Unión. Y en 2011, Asia se afianzó aún más. El 44.7% de sus productores textiles tienen su sede en el continente asiático. El pasado año, sumó 625 empresas del total de 1.398 entidades que trabajan para la compañía española.

En cuanto al número global de proveedores, este se incrementó un 4.5%, hasta alcanzar los 1,398. Junto a Europa y Asia, Inditex también se abastece en África (122 proveedores frente a los 118 del ejercicio 2010) y América (64 frente a los 63 del año precedente).

La dueña de Zara hace gala de su estrategia de aprovisionamiento en proximidad. En total, se abastece en 40 países. "El hecho de que una parte importante de su aprovisionamiento se desarrolle en áreas de proximidad a las sedes de cada una de sus cadenas (donde se encuentran sus equipos de diseño y logística) permite una rápida y flexible respuesta al mercado", explica.

Aunque Inditex no desglosa sus fabricantes por países sí que habla de clústers. Estos son conglomerados que integran a fabricantes, sindicatos y asociaciones empresariales de un determinado país. Portugal, Turquía, India, Brasil, Marruecos, Bangladesh y China son las naciones que cuentan con clústers de Inditex. Los dos últimos países son los más significativos en materia de empleo. En Bangladesh, más de 223,000 personas trabajan en los 150 fabricantes y 84 proveedores que colaboran con la multinacional gallega. En China, 762 fabricantes produjeron prendas para la empresa española y su volumen de empleo superó las 166,000 personas.

Un elevado volumen de trabajadores en países donde las condiciones de trabajo distan de los patrones de la Unión Europea. Condiciones de trabajo que Inditex asegura supervisar a través de auditorías -tiene 270 profesionales encargados de vigilar las condiciones de trabajo, que el año pasado realizaron 2,739 auditorías- pero que, en ocasiones, no logran evitar que los proveedores incumplan los códigos de conducta.

El pasado año, Inditex se enfrentó a una denuncia por las condiciones de trabajo en una de sus empresas subcontratadas en Brasil, "dos talleres de costura en situación irregular", asume en su memoria. Irregularidades que afectaban a "la seguridad e higiene en el trabajo, los horarios no ajustados a la legislación y trabajo irregular". Inditex rompió la relación laboral con el proveedor que había subcontratado al fabricante. Para solucionar la disputa, Inditex tuvo que firmar un acuerdo con el Gobierno brasileño para dotar un fondo que financie a las ONG que trabajan en Brasil.

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS