El mercado laboral mexicano, además de enfrentarse a un lento crecimiento económico y al cambio en los procesos productivos, con la llegada de la Cuarta Revolución relacionada con la tecnología, se enfrenta a una carencia en la calidad de los empleos, admitió el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida.

Indudablemente, sin generación de empleos dignos, formales y bien remunerados padece el consumo, necesario para impulsar el crecimiento del comercio y de los mercados . En ese sentido, de igual forma, se ven comprometidas las finanzas por falta de recaudación y de contribuciones a los sistemas de pensiones, declaró.

Si bien hemos visto el crecimiento de puestos de trabajo que se encuentran registrados en el Seguro Social, también tenemos datos respecto a las condiciones críticas en las que son contratados los trabajadores, es decir, la calidad de los mismos es menor, pues se otorgan las mínimas prestaciones de ley , afirmó María Fonseca, directora de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

Datos del Instituto Nacional Estadística y Geografía (INEGI) revelan que en el país se incrementó el número de personas que se emplean en condiciones críticas, es decir de 12.1% de la población ocupada que había en 2015; actualmente 13.2% se encuentran laborando en estas condiciones.

Hay más de seis millones de personas que se reportan con un empleo en el que no les dan prestaciones laborales, o que el salario es muy bajo, o lo peor; ambas cosas, empleados que ni buen salario, ni prestaciones, es ahí en donde se tiene trabajar para que la cultura laboral de los empleadores se modifique, e intente dar un mejor empleo, ello beneficia a todos , explicó Arleth Leal, miembro del Comité Laboral de Coparmex.

En ese sentido, el titular de la STPS dijo que a nivel mundial hay un déficit de empleos formales que supera los 1,800 millones de puestos de trabajo; además la informalidad laboral, en donde México seis de cada 10 empleos se cuentan en esta condición, es un tema complejo que no es exclusivo de México, pues en países como Perú y Bolivia, tienen una tasa de 90 por ciento .

Cabe destacar que hay una estimación de que por los cambios tecnológicos haya cinco millones personas desocupadas en los próximos cinco años; este proceso se dará en función de la inversión que hagan las empresas para modificar su procesos productivos.

Existe un reto para las empresas, para los trabajadores quienes deben estar capacitados, pero también que cuenten con las mejores condiciones para emplearse, es decir con seguridad social y con las prestaciones que les permitan un mejor desarrollo , agregó Leal Metlich.

mfh