La Secretaría de Economía (SE) inició el proceso para abrir un cupo de importación de 132,000 toneladas de huevo, con cero arancel, para contrarrestar lo que calificó como una etapa de especulación injustificada en el incremento de los precios de ese producto básico.

Hasta ahora, México aplica un impuesto a la importación de 45% a sus compras externas de huevo, con excepción de algunos países con los que tiene acuerdos comerciales, como Estados Unidos y Canadá.

El cupo debe ser aprobado por la Comisión de Comercio Exterior, un órgano administrativo dependiente directo del Ejecutivo federal, y luego por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), para finalmente ser publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Ferrari expuso que se está agilizando este proceso administrativo y que, una vez que sea utilizado el cupo, el gobierno analizará la conveniencia de reducir unilateralmente los aranceles al huevo procedente de cualquier parte del mundo, a una tasa aún por analizarse, pero que implicaría una medida sin limitantes en los volúmenes de importación.

El precio del huevo se ha disparado de 18 hasta 30 pesos en la ciudad de México, de 17 hasta 23 pesos en Guadalajara.

MEDIDAS EN SINALOA, ?CASO EXTREMO

Ferrari puso énfasis en la situación de Sinaloa, en el cual el precio del huevo ha subido hasta 85% y donde el gobierno estatal ha restringido el ingreso de huevo proveniente de otros estados, lo que podría ser violatorio de la Ley Federal de Competencia Económica y de la Constitución Política, según el funcionario.

Por los niveles de los precios del huevo en los mercados externos, México podría importarlo de Estados Unidos, Turquía, Polonia, China y Ucrania.

México es autosuficiente en el consumo de huevo y exporta cantidades marginales, unas 7,000 toneladas anuales; pero enfrenta inestabilidad en los precios a raíz del brote de virus de influenza aviar H7N3 en dos municipios de Jalisco.

[email protected]