La industria farmacéutica reconoce que hay una emergencia, pero no se debe pensar en el corto plazo; deben darse facilidades para la importación de materia prima y privilegiar a la industria mexicana que es robusta y puede producir y atender la demanda de medicamentos.

Juan de Villafranca, director ejecutivo Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos, (Amelaf) comentó a El Economista que “ debe haber facilidad para la importación de materia prima; ha quedado demostrado que tener una industria robusta es importante para los países y pocos de ellos la tienen, así que hay que aprovechar que México tiene esta posibilidad”.

Se importa de China e India 90% de la materia prima para la elaboración de medicamento; de hecho, 95% de los precursores son chinos, “ello requiere que se trabaje en protocolos que permitan adoptar medidas de seguridad, pero también que faciliten la llegada de los insumos; ya se tiene contacto con los fabricantes de API (Ingredientes Farmacéuticos Activos) y la Cofepris (Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios) para establecer mecanismos que den agilidad”, comentó Villafranca.

En días pasados, el representante en México de la Organización Panamericana de la Salud respaldó la medida de la Cofepris de aceptar los registros sanitarios de otros países, y calificó como una acción que permite caminar rumbo a la armonización regulatoria.

Por ello, indicó Villafranca, deben establecer mecanismo que den agilidad a la importación de insumos; “e incluso para ver la posibilidad de proveedores alternos que estén dentro de las normas y cumplan con los estándares de sanidad”.

Los mercados, a partir del Covid-19, “han empezado a tomar medidas, en algunos casos están bloqueando la exportación de algunas materias primas para satisfacer su demanda interna. En otros casos, también se están tomando medidas con los laboratorios para ver qué acciones se van a tomar para el abasto de medicamento, incluso para ver qué va a pasar con el tipo de cambio que es un tema que sin duda preocupa a toda la industria”.

En ese sentido, el director ejecutivo de Amelaf sostuvo que se deben conformar dos frentes simultáneos: “el gobierno y los fabricantes de materia prima”; actualmente, no hay falta de insumos, pero no se debe llegar a un límite; y sí hay preocupación por llegar a tenerlo, por eso se está trabajando. Es fundamental tener acciones concretas a largo plazo”.

Destacó que a nivel mundial “se están cuidando las naciones de cubrir el abasto interno y se debe tener claro que aquellos países que no tienen una planta industrial dependerán 100% de las importaciones. En el caso de México, tenemos la capacidad para producir 90% de los medicamentos que se demandan, si se facilita la compra de insumo no se tendrá problema de desabasto”.

Añadió que puede haber la posibilidad de incrementar las exportaciones por la falta de medicamento a nivel internacional. “Se están teniendo reuniones con la Cofepris, con la dirección ejecutiva, con fabricantes y laboratorios que tienen contacto con sus proveedores para ver el tema de desabasto”, apuntó.

Se espera que en los próximos días se mantengan las reuniones, cuidando todas las medidas que ha marcado el gobierno federal para evitar un contagio masivo, pero considerando que es indispensable “avanzar en estos temas que son tan importantes, saber qué se hará en el largo plazo, atendiendo también lo inmediato, concluyó el presidente de la Amelaf.

[email protected]