La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) lanzarán una campaña para exhortar al Senado de la República a que apruebe el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Perú.

Los esfuerzos incluirán cabildeo y desplegados en medios impresos, en los que se destacarán las ventajas del TLC, el cual se llama oficialmente Acuerdo de Integración Comercial y fue firmado por ambos países en Lima el 6 de abril.

El sector privado (Concamin y CCE) dará su apoyo porque considera benéfica la certidumbre en las inversiones y los flujos comerciales, que ya están listos para ser aumentados una vez que entre en vigor el TLC , detalló Rafael Urquiza, titular de la Coordinadora de Organismos Empresariales de Comercio Exterior (COECE).

La campaña busca que el Senado apruebe el Acuerdo de Integración Comercial antes de que el gobierno del Presidente electo peruano, Ollanta Humala, comience el próximo 28 de julio.

Antes de la toma de posesión

Según la COECE -perteneciente al CCE, que representa al sector productivo mexicano cuando se levantan negociaciones comerciales internacionales-, Humala se comprometió a no iniciar un proceso de renegociación del TLC si éste se aprueba antes de que inicie su mandato. Por la incertidumbre que generó el proceso electoral peruano y la salida unilateral de Venezuela y Bolivia de sendos TLC que tenían con México, los negociadores mexicanos incluyeron una cláusula en el TLC con Perú, por medio de la cual las reglas en materia de inversión permanecerían durante una década, a partir de que alguna de las partes cancele el documento.

En México, la Concamin y el CCE esperan que el Senado de la República ratifique en un periodo extraordinario el Acuerdo de Integración Comercial con Perú.

Ojalá que este asunto no se contamine con los otros temas del Senado, como el de algunas reformas estructurales, para que haya un periodo extraordinario , comentó Rafael Nava, vicepresidente de la Cámara México-Brasil, integrada por unas 50 empresas de cualquiera de los dos países con inversiones en el otro.

El TLC con Perú contempla 12,107 productos y establece un programa de reducción de aranceles de 10 años; además, contempla compromisos en comercio de servicios, inversión, asuntos institucionales y solución de controversias.

Del lado mexicano, las principales discrepancias fueron vertidas por el Consejo Nacional Agropecuario, que cuestionó la apertura de 13 productos, entre ellos el aguacate, la cebolla, el mango, los espárragos y los limones.

[email protected]