El acuerdo comercial con Alemania está subutilizado por empresarios de México, lo que deriva en un déficit importante entre ambas naciones, aseguró el director de la Cámara Mexicano-Alemana de Industria y Comercio, Giselher Foeth.

En la actualidad, las exportaciones mexicanas ascienden a 5,000 millones de euros, en tanto que las alemanas se sitúan en 8,000 millones, pese a que esta nación europea no tiene barreras arancelarias.

El directivo alemán reconoció que este escenario deficitario se debe a la cercanía de México con Estados Unidos, aunque consideró que también 'es saludable' tener presencia en los mercados de Europa.

'En este momento, el empresario mexicano puede exportar libremente, sin problemas y sin burocracia y no lo está haciendo; claro, sabemos bien por qué, se tiene un vecino al norte (Estados Unidos) que está cerca y tiene menos problemas logísticos', argumentó.

Sin embargo, afirmó que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) mexicanas tienen un gran potencial de desarrollo en Alemania, debido a que en el mercado europeo lo más importante de los productos es la durabilidad, sustentabilidad ambiental, calidad y buen servicio postventa.

De acuerdo con el directivo, los tratados que México tiene con Estados Unidos y Canadá son parecidos al firmado con Alemania, sin embargo, 'está sin utilizar' pese a que el país europeo es considerado como el segundo en el mundo en importaciones.

Preparan inversión

Gerthart Reuss, coordinador de la exposición 'Hecho en Alemania', que se llevará a cabo del 16 al 20 de junio, adelantó que como parte de las acciones que se llevarán a cabo este año para aumentar el comercio entre ambos países, se tiene previsto que empresas alemanas realicen inversiones por 500 millones de euros.

'El mercado interno se está desarrollando con un incremento en el nivel de vida, además es un trampolín para entrar al mercado estadounidense y por su posición geográfica se ha convertido en el polo central para Centro y Sudamérica', explicó.

Preocupa burocracia e inseguridad

En cuanto al tema de la inseguridad, reconoció que causa tensión entre sus inversionistas y en el intercambio de estudiantes, lo que dificulta que nuevas compañías inviertan en México.

Al respecto, dijo que 90% de la inyección de capital alemán se realiza por las empresas ya establecidas en el país.

Para Giselher Foeth, l o que preocupa además es la burocracia existente en México, pues provoca que los productos finales registren un incremento aproximado de 5.0% en el precio.

APR