México, Colombia, Chile y Perú acordaron liberalizar su sector agrícola como parte de sus compromisos pactados en el Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, firmado el 10 de febrero en la ciudad colombiana de Cartagena.

Para ciertas clasificaciones, las aduanas mexicanas cobran aranceles a sus tres socios sudamericanos de 218.4% a las importaciones de carne avícola; 117.7% a las de frijol; 115.4% a las de quesos y 33.9% a las de caña de azúcar, los cuales se eliminarán totalmente entre el 2026 y el 2030.

La Alianza del Pacífico (AP) es una iniciativa que tiene como objetivo la conformación de un área de integración profunda para la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas entre los cuatro países, quienes ya cuentan entre sí con tratados de libre comercio (TLC) bilaterales. México les aplica aranceles de 20% a las importaciones de ciertas carnes de bovino, plátano y café; 18.8% a las de manzanas; 18.7% a las de camarones; 17.1% a las de pescados; 15% a las de harinas de maíz y 14.1% a las de papas, que se desmantelarán entre el 2028 y el 2030.

En apertura de mercados, los tres países acordaron la eliminación de aranceles a 92% de los productos en forma inmediata (gran parte ya está liberalizado a través de sus TLC, mientras que 8% restante se desgravará en forma gradual hasta el 2030).

Las aduanas colombianas quitarán sus aranceles en el 2030 al arroz (tiene una tasa actual de 80%), maíz (tasa vigente de 25%), harina de maíz (21%) y plátanos (20 por ciento). Para el periodo entre el 2019 y el 2029, desarmará los impuestos a las importaciones de carnes de bovino (80%), aviar (37.5%), porcino (30%) y de piñas (13.5 por ciento).

En el 2012, las exportaciones entre los cuatro países sumaron 21,414 millones de dólares, un flujo comercial sobre el cual incidiría la operación de la red de ventanillas únicas.

Chile ha liberalizado más su comercio con el mundo de los cuatro miembros de la AP, y eliminará aranceles a las importaciones de carne avícola y de maíz en el 2020, desde una tasa vigente de 5.1%, y las de mantequillas y quesos para ese mismo año, desde un arancel de 4.3 por ciento.

Perú desarmará sus aranceles de 15% a las importaciones de carne de bovino en el 2023 y las de lácteos, de 35%, en el 2025.

[email protected]