Organizaciones sindicales independientes de México tuvieron su primer encuentro con funcionarios laborales de Estados Unidos con quienes analizaron los avances de la implementación de la reforma laboral, en donde destacaron que el voto personal libre y secreto ha dado la oportunidad a los trabajadores en procesos democráticos encaminados a terminar con los contratos de protección.

La reunión la encabezó Thea Lee, subsecretaria Adjunta de Asuntos Internacionales del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, y participaron agregados laborales de la embajada de Estados Unidos y cuya organización corrió a cargo del Centro de Solidaridad de la AFL-CIO en México.

En esta oportunidad acudieron los representantes de organizaciones como la Federación de Sindicatos Independientes de las Industrias Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático (FESIIAAAN), del Sindicato Minero, del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadoras y Trabajadores de la Industria Automotriz (SINTTIA), de la Agrupación Generando Movimiento, el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), así como trabajadores en resistencia de Goodyear.

En su momento, Víctor Martínez, en representación de la FESIIAAAN, expuso que tener observadores internacionales —en la votación de General Motors— ha sido fundamental para evitar la manipulación de las votaciones de la base trabajadora.

Quieren contratación colectiva genuina

En el encuentro se presentó el documento en el que formalmente presentaron la iniciativa para conformar una instancia capaz de dar seguimiento profesional para propiciar y materializar la contratación colectiva genuina en México. 

Imelda Jiménez, representante de las obreras y obreros de Teksid y del Sindicato Minero expuso los logros en la lucha por la libertad sindical en esa empresa metalúrgica, como la obtención de la titularidad del contrato colectivo en esa empresa para el Sindicato Minero.

En tanto los trabajadores de General Motors tanto activos en planta, cómo despedidos ilegalmente, detallaron el desarrollo del proceso que culminó en el rechazo de la mayoría obrera a la continuidad del contrato cuya titularidad era controlada por el sindicato “Miguel Trujillo”, perteneciente a la CTM, también denunciaron la persistencia de la represión política a través del despido ilegal del que fueron objeto los principales activistas promotores de la libertad sindical.

Por su parte, Thea Lee, explicó que existen diversos programas por medio de los cuales el gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Estado busca contribuir con la mejor implementación de la reforma laboral.

Destacó que los trabajadores cuentan con una gran herramienta para obtener nuevos triunfos y avanzar hacia la conformación de un sindicalismo independiente y democrático. Aseguró que el compromiso del gobierno de Estados Unidos es apoyar al gobierno mexicano y propiciar que los empleadores no incurran en acciones violatorias de los derechos laborales.

pilar.martinez@eleconomista.mx