A pesar de que las franquicias son un modelo de negocios probado que ha tenido auge en los últimos años dentro del mercado mexicano, es necesario que los interesados en asociarse a una marca tengan cierta formación empresarial previa que les permita operar, vender y desarrollar la firma, lo que además les evitará discrepancias con los franquiciantes, coincidieron expertos durante el Foro Franquicias, organizado por El Economista.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), en México, la industria está compuesta por 1,300 marcas dentro de 90 giros distintos que generan alrededor de 483,000 empleos directos y tienen en conjunto 54,000 puntos de venta.

MÁS QUE UNA INVERSIÓN, UN COMPROMISO

Para evitar problemas legales entre franquiciante y franquiciatario, es recomendable para los inversionistas tengan una formación empresarial previa a la que ofrece el dueño de la marca , recomendó Héctor Alcázar, director comercial de la firma Alcázar & Compañía durante su participación en el panel Ventas y desventajas de emprender en el sector franquicias .

De acuerdo con la firma consultora, menos de 1% de las relaciones contractuales entre franquiciante-franquiciatario llega a tener diferencias irreconciliables gracias a la asesoría que reciben ambas partes de especialistas en el sector.

Sin embargo, una manera de evitar estas discrepancias que los lleven a tomar medidas jurídicas o legales es la firma de una Circular de Oferta de Franquicias (COF), la cual describe los puntos que la entrega de la franquicia debe cumplir y debe ser firmada 30 días antes de que se lleve a cabo la forma del contrato.

Ésta es una manera acertada de mantener una buena relación contractual entre ambas partes, pues se deja en claro lo que se está ofreciendo, ya que un buen franquiciante procurará el éxito de sus inversionistas, pensando en hacer crecer su marca , aseguró Fabián Larrea, director comercial de Feher & Feher.

Los expertos coincidieron en que la correcta elección de un modelo de franquicia también sirve para establecer una buena relación entre las partes, pues no basta con tener el monto requerido para franquiciar una marca. Asimismo, también es necesario establecer de manera correcta las bases de la relación entre franquiciantes y franquiciatarios, al depender de esta asociación la generación de empleos sustentables.

Es importante que los franquiciantes se den a la tarea diaria de buscar el desarrollo de sus marcas a través del acompañamiento y retroalimentación con sus franquiciatarios , dijo Eduardo Poblete, director de Poblete & Cabrera.

fnaranjo@elempresario.mx