La automotriz estadounidense Ford mantiene sus planes de abrir este año dos plantas de producción de autopartes en México, anunciadas en 2015, pese a la sorpresiva cancelación en enero de una inversión de 1,600 millones de dólares para una nueva fábrica.

La decisión sobre la planta, que se iba a edificar en el estado de San Luis Potosí, ocurrió justo cuando el entonces presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, aumentó su presión sobre las fabricantes de vehículos de su país para que lleven de vuelta sus plantas de producción y ensamblaje y ayuden a crear empleos.

NOTICIA: Salida de San Luis Potosí impacta a Ford

Sin embargo, directivos de la firma han insistido desde entonces en que la decisión respondió a razones de negocios y no a motivos políticos.

"La verdad es que no nos fuimos de México. Los negocios tienen que tomar las decisiones correctas en el momento correcto y eso fue lo que nosotros hicimos. Desafortunadamente la noticia no es buena", dijo a periodistas, Gabriel López, director general de Ford México, la noche del miércoles.

El ejecutivo recordó que la empresa está construyendo dos plantas de fabricación de transmisiones y motores en los estados de Guanajuato y Chihuahua que proveerán desde mediados de este año a sus ensambladoras de vehículos en Estados Unidos, India, China, Europa y Sudamérica.

NOTICIA: Planta de Ford en Chihuahua arrancará motores en noviembre

"La inversión total de esas dos plantas son 2.500 millones de dólares y cuando estén operativas a ritmo de producción van a emplear 3,800 personas", precisó López.

Ford, con más de 90 años de operaciones en México, posee cuatro complejos de fabricación de vehículos y autopartes y emplea a unas 9,000 personas, además de comprar unos 12.000 millones de dólares anuales en insumos a fabricantes locales, según datos de la compañía.

NOTICIA: Y cuando SLP despertó, la planta de Ford ya no estaba allí

Alrededor de un 70% de la producción de sus plantas en los estados de México y Sonora se dirige al mercado estadounidense.

abr