El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, reclamó a Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de México, que no se están dando las garantías para invertir en el sector energético, luego de la cancelación de las farmouts; así que si Petróleos Mexicanos (Pemex) ya es la empresa más endeudada del país, la única posibilidad para revertirlo es “apoyarse en el sector privado”.

A unos días de que el sector empresarial firmó un convenio con el gobierno federal para generar un ambiente propicio para las inversiones y eliminar trabas burocráticas, “Alfonso (Romo) me dijo ahorita que él también estaba totalmente asombrado por la misma situación; de alguna manera sorprendido y que estaba pidiendo una cita con el presidente (Andrés Manuel López) para preguntar qué pasó”, comentó el dirigente empresarial durante su encuentro.

“En cualquier convenio si lo que andamos tratando de crear es la confianza, certidumbre, pues al final quedamos mal todos los firmantes, porque no estamos danto la garantía que se requiere”, acotó Salazar Lomelín.

El sector empresarial se siente “sorprendido”, destacó, debido a la cancelación de las licitaciones petroleras, en donde el mayor riesgo de los proyectos los asume la Iniciativa Privada, mientras que los beneficios se comparten con una mayor parte para el sector público.

“Venimos a manifestar nuestro asombro, no lo puedo calificar de otra manera, que el mismo día que estábamos firmando el convenio con el presidente (AMLO), la Secretaría de Energía estaba anunciando la cancelación de las rondas que se iban a hacer en octubre”, expresó.

Dicha decisión, dijo, no es la mejor porque Petróleos Mexicanos tiene una deuda de 104,000 millones de dólares, es la empresa más endeudada del país y de todo el sector petrolero mundial.

“Las calificadoras han dicho que Pemex no tendrá los suficientes recursos para hacer todo lo que quiere hacer: construir la nueva refinería, meterle dinero a las actuales, explorar pozos petroleros y transformar la estructura de pasivo. Para todo ello se requiere dinero, cualquiera pensaría que es una buena oportunidad la oferta y buena fe del sector privado”, cuestionó.

A más de medio año de la toma de la Presidencia, ya es tiempo suficiente para resolver dudas que se tenían sobre si hay o no corrupción o inquietudes sobre la participación privada, por lo que urge empezar a restablecer procesos que son buenos.

Recordó que, hasta la fecha, fruto de la reforma energética, hay 73,000 nuevos barriles de producción por día, una parte privada y otra que Pemex con la reforma ha podido explotar, así que se habla de elevarse hasta 125,000 barriles.“Vamos a arreglar todo lo que huela a corrupción y mal manejo, estamos de acuerdo. Es el acuerdo que hicimos con el presidente (...) Necesitamos que haya más inversión”, aunque Romo no se comprometió a un plazo para dar respuestas.

[email protected]