Las ventas externas de mercancías producidas en México crecieron 11.4% en enero pasado, su mayor ritmo desde octubre del 2012, impulsadas por la recuperación de las exportaciones petroleras y un sólido comportamiento de las agropecuarias y manufactureras, informó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Las ventas foráneas de productos petroleros se expandieron 74.4% a 1,874 millones de dólares, en tanto que las de bienes no petroleros lo hicieron 8.5% a 26,618 millones de billetes verdes.

El avance petrolero se explica en buena medida por la recuperación del precio de la mezcla mexicana de crudo, cuyo precio por barril fue en enero de 45.3 dólares, cantidad casi 90% superior a los 23.91 dólares por tonel del mismo mes del 2016. En el rubro no petrolero se observa un fuerte dinamismo del renglón agropecuario, con exportaciones 20.6% mayores, y en menor medida del manufacturero, con un avance de 7.7 por ciento.

Durante el primer mes del año, la facturación de las ventas foráneas totales ascendió a 27,492 millones de dólares, monto compuesto en 93% por el componente no petrolero y en 7% por el petrolero.

En enero, el tipo de cambio peso-dólar acumuló 41 meses consecutivos de incrementos anuales y se ubicó en un nivel de 21.4 pesos por cada divisa, lo que significó un incremento de 18.3 por ciento.

El impacto de la depreciación de la moneda nacional en las exportaciones fue limitado durante los primeros meses del año pasado, pero en los últimos meses ha contribuido a abaratar los productos mexicanos, lo cual los ha hecho más competitivos en el exterior.

La debilidad del peso frente al dólar lo que no hace es que seamos más competitivos en las exportaciones , dijo en días pasados José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Esta competitividad comienza a empujar la diversificación de los destinos de venta mexicanos, pues las exportaciones a destinos diversos de los Estados Unidos han mostrado desde noviembre pasado mayor dinamismo que las dirigidas a este último mercado.

En enero esa historia no fue distinta, pues al interior de las exportaciones no petroleras, las dirigidas a Estados Unidos se elevaron 7.6%, crecimiento que fue superado por un avance de 12.8% de las exportaciones al resto del mundo.

La diversificación de las exportaciones pudo darse además como consecuencia de que algunas empresas establecidas en México hayan firmado contratos con nuevos proveedores o ampliado sus ventas en destinos distintos a Estados Unidos ante la posibilidad de que se restrinjan sus ventas orientadas al mercado estadounidense, debido a la inminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que iniciará en junio próximo.

[email protected]

Empresas