El presidente de la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría (CNEC), Alejandro Vázquez, afirmó que es necesario que las escuelas, públicas y privadas, que han retomado clases en la Ciudad de México tengan una constancia firmada por un Corresponsable en Seguridad Estructural (CSE) para garantizar la seguridad de los alumnos, toda vez que son los que asumen la responsabilidad si hay que hacer algún refuerzo en las instalaciones, como lo establece el Reglamento de Construcciones local.

“Quiero pensar que luego del sismo, como una medida de emergencia y de buena voluntad se permitió una primera verificación a cargo de un Director Responsable de Obra (DRO), que tiene otra experiencia, pero no se pueden tomar medidas a la ligera. Es mejor esperar y hacer caso de los que saben del tema antes de seguir operando”, comentó.

En entrevista, dijo que es necesario que las autoridades establezcan un plazo (por lo menos un mes) para que las escuelas, de todos los niveles, tengan la constancia que establece el artículo 177 del reglamento, sobre todo las que cuentan con algún tipo de afectación (ubicadas en color amarillo), cuyo número no lo han referido las autoridades.

Dicha tarea, dijo, no puede ser en todos los casos sin costo, como se les ha pedido, por lo que sus agremiados se han sumado a la propuesta del Colegio de Ingenieros Civiles de México, de que los cobros que hagan sean los básicos e indispensables.

Ayer, la Secretaría de Educación Pública (SEP) informó que se habían revisado 4,868 escuelas en la Ciudad de México y “se está intensificando cada vez más el proceso de inspección por parte de los DRO, para asegurar un regreso a clases seguro, ordenado y oportuno”.

—¿Sirven los dictámenes que se han hecho?

—En el caso de escuelas no pudieron haber abierto firmado sólo por un DRO porque se contrapone al reglamento vigente. Hemos planteado eso desde la cámara, desde que se formó el grupo interdisciplinario para atender la emergencia. Lo hemos señalado en el sentido de que no pueden ser autorizados.

Sin la intención de alarmar a la población, el presidente de la CNEC reiteró que la primera revisión que se hizo fue una solicitud del Gobierno de la Ciudad de México para ver los edificios que se reportaron con daños para determinar los más peligrosos.

“Ahí participaron lo mismo ingenieros y arquitectos, estudiantes de nivel avanzado y personal de protección civil, entre otros, pero ahora estamos en otra etapa”.

Adicionalmente, el representante de las empresas de consultoría refirió que, si bien las revisiones de empresas de protección civil o de otros grupos de conocedores del tema se han utilizado para abrir inmuebles, es importante que sumen las constancias firmadas por CSE.

“En algunos casos, por desconocimiento y por cumplir con lo que pide la SEP se han abierto escuelas sólo con revisiones de DRO o peritos de empresas de protección, pero es importante informarles que ser requiere de un corresponsable, porque es el que se hará cargo de los cambios que se deban hacer en las escuelas, si fuera el caso”, agregó.

La CNEC fue una de las asociaciones, junto con el Colegio de Ingenieros Civiles de México, en atender el llamado del Gobierno de la Ciudad de México para la revisión de inmuebles.

Más directores en obras que corresponsables

Los DRO y los CSE son figuras avaladas por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi). Los primeros son representantes autorizados por el gobierno que firma, entre otros documentos, planos y estructuras, “es un ingeniero administrador que verifica que se cumpla con lo que dice la ley y las normas”, explica Vázquez.

En tanto, los segundos son los encargados de atender los temas de estructuras en las construcciones. En ambos casos deben cubrir con diferentes pruebas que solicita la autoridad.

De acuerdo con el padrón de la Seduvi, a la fecha existen 724 DRO vigentes y lo mismo son arquitectos, ingenieros civiles, ingenieros municipales, ingenieros militares o ingenieros constructores militares que ingenieros arquitectos, mientras que CSE hay 98 con información actualizada, de los cuales 94 son ingenieros civiles y el resto son arquitectos e ingenieros arquitectos.