Los mercados desarrollados abarcaron 22 de 25 lugares en el Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa A.T. Kearney 2019.

Esta vez los mercados desarrollados alcanzaron su mayor número de posiciones, pero los inversionistas apuntan a la inestabilidad política, una crisis económica y un entorno de negocios más restrictivo para esas naciones avanzadas como los principales riesgos este año.

El Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa de A.T. Kearney es una encuesta anual a ejecutivos de negocios globales que clasifican qué mercados son más probables para atraer mayores inversionistas en los siguientes tres años.

También la encuesta mostró que los inversionistas continúan altamente optimistas sobre la economía global, con 62% de ellos diciendo que son más optimistas que el año pasado (con el optimismo más alto en Asia Pacífico, Europa y Eurasia).

Sin embargo, esta cifra representa una caída respecto a 66% de los inversionistas que era más optimista sobre la economía en el 2018, marcando la primera disminución de este tipo desde el 2016.

Más de 75% de los inversionistas respondió que la IED es más importante ahora que en años recientes, y casi cuatro quintas partes dijeron que sus empresas aumentarán su IED en los próximos tres años.

En general, los inversionistas planean aumentar su IED, motivados por la disponibilidad de empresas objetivo y el ambiente macroeconómico.

El énfasis en la IED parece estar impulsado cada vez más por la búsqueda de la localización por parte de los inversores, la práctica de las empresas de cambiar la administración, las operaciones, la producción o la comercialización en los mercados locales.

En el Índice de Confianza de la IED del año pasado, casi tres cuartos de los inversionistas refirieron que sus compañías estaban aumentando su confianza en la IED como resultado de la localización. La IED permite a la empresa convertirse en un actor más local y reforzar sus relaciones locales, mitigando los efectos del populismo, el proteccionismo y la “islandization” de la economía global.

Los resultados de la encuesta de este año, en la que los inversores informan que continúan considerando la IED como una estrategia comercial importante y planean aumentar los niveles de IED en consecuencia, son consistentes con los hallazgos del año pasado. Los inversionistas con sede en Asia Pacífico y aquellos en el sector de la industria están interesados en aumentar su nivel de IED. Si bien no hay cambios en el porcentaje general de inversionistas que expresan tal optimismo sobre las intenciones de IED desde la encuesta del año pasado, las razones para aumentar la IED se modifican un poco este año.

Encabezando la lista en 2019 están la disponibilidad de objetivos de calidad y el entorno macroeconómico. Estos dos factores pueden estar relacionados, ya que varios años de crecimiento económico global probablemente han creado atractivos objetivos de inversión en muchos mercados alrededor del mundo.

[email protected]