El diseño de interiores se convirtió en una industria en pleno crecimiento en México, con una expansión que se estima en 20% anual y donde el sector hotelero, residencial y también de oficinas son los segmentos donde más se aplica, aseguró Carine Lamadiue.

La diseñadora de origen franco-egipcio destacó en entrevista que hace 10 años el diseño de interiores en México prácticamente no existía y en la última década registró un auge.

"Es un mercado que crece en México; antes no lo pagaba la gente, aunque es todavía un lujo y no cualquier persona lo paga" destacó.

Tanto mujeres como hombres contratan más el diseño de interiores. Las primeras se fijan más en la calidad y los colores, mientras que los varones se interesan más en la durabilidad y calidad, con colores más sobrios y espacios más abiertos.

Por su parte la escocesa Holland & Sherry de recién ingreso a México, cuyas telas están clasificadas como de las mejores a nivel mundial, destacó que el país se volvió atractivo para las marcas de lujo por un creciente consumo en los últimos años.

José María Balmaceda, representante de la marca en México, dijo por ejemplo que las ventas de la sucursal en la capital superan a las de otras ciudades como Chicago o Los Ángeles.

En el caso de Holland & Sherry, donde se ofrecen telas para el diseño de interiores, cobró fuerza en los últimos años con crecimientos importantes y donde el sector residencial, pero también hotelero y de oficinas, resaltan por el monto de inversión.

hbr