Por los altos requerimientos físicos que implica, que incluyen trabajo de campo constante en condiciones de riesgo ya sea en electricidad o hidrocarburos, el sector energético es uno de los que tradicionalmente tienen menor participación de mujeres. Lo anterior puede explicar la parte operativa, pero existe el reto de que en puestos directivos se logre una mayor inclusión prácticamente de uno a uno, de acuerdo con algunas directivas de empresas energéticas mexicanas de la Red de Mujeres en Energía Renovable (Redmeree).

De acuerdo con Redmeree, existen pocos datos para la industria energética dentro de los países en vías de desarrollo en lo que respecta a paridad laboral, pero en países industrializados alrededor del 25% de la fuerza laboral se compone por mujeres. De ahí, 40% ocupan puestos de nivel junior hacia abajo y sólo 22% están en puestos gerenciales o de manager y en los niveles directivos o de los consejos de las empresas o gobiernos sólo 16% son mujeres.

Isabel Bazán Barojas, líder de proyectos fotovoltaicos en generación distribuida para Terra Energy, que tiene a su cargo al menos 10 proyectos de forma paralela que van desde 30 hasta 650 kilowatts instalados, uno de los mayores retos con que se encuentran las mujeres en el sector energético es la necesidad de demostrar que tenemos todas las capacidades y habilidades para llevar proyectos adelante con una mujer a la cabeza del proyecto que además es la cara ante el cliente y por tanto la última responsable del crecimiento y evolución de una empresa. 

Siempre poder demostrar la capacidad que tenemos, de qué estamos hechas, no es fácil, realmente estar en el sector es algo complicado pero también da muchas satisfacciones cuando somos capaces de demostrar que podemos terminar proyectos”, aseguró la ingeniera eléctrica con maestría en Sustentabilidad Energética, con 14 años en la industria.

Para Claudia González Ruiz, directora general de la empresa mexicana Green Kiin en Toluca, dedicada al desarrollo de sistemas solares fotovoltaicos y térmicos para residencias, comercio e industria, el principal obstáculo con el que se encuentra una mujer en un nivel directivo, como el que ella ostenta en el sector energético es la desacreditación de palabras, opiniones e ideas por parte de pares de otro sexo. 

“El consejo que puedo darle a las jóvenes es que nunca se callen y alcen la voz. Acérquense siempre a personas del sector, aprendan de sus experiencias, compartan sus vivencias y siempre pregunten, de todo se aprende, nunca se queden con la duda”, dijo. 

Aidee Zamora, key account manager para Latinoamérica de Citrus, empresa dedicada a descarbonizar a industrias como la alimentaria, farmacéutica y minera mediante métodos de alta eficiencia energética, explicó que las mujeres en el sector constantemente encuentran personas que les cierran puertas, por lo que se trata de mantener la constancia, paciencia y disciplina para que existan más y mejores posibilidades.