La eléctrica española Endesa logró un beneficio neto de 1,879 millones de euros (2,580 millones de dólares) en el 2013, un 8 % menos que el año anterior, debido a la caída del 17 % en España y Portugal, que no pudo compensar con el crecimiento del 13 % en Latinoamérica.

Según comunicó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el ebitda (resultado bruto de explotación) descendió un 4 %, hasta los 6,720 millones de euros, con una caída del 14 % en el negocio de España y Portugal y un aumento del 7 % en Latinoamérica, que con 3,443 millones, supone el 51 % del total de la compañía.

La generación de electricidad del grupo en el 2013 bajó 6 %, hasta los 132,427 GWh, mientras que las ventas de electricidad descendieron un 3 por ciento.

Los ingresos globales descendieron un 8 %, hasta los 31,203 millones de euros.

En cuanto a Latinoamérica, el aumento de negocio responde al reconocimiento del Gobierno argentino de una compensación por tarifas de 293 millones de euros.

Frente a esto, la empresa tiene pendiente 63 millones de euros de los sobrecostes de compra de energía que han tenido que asumir en Brasil.

En cuanto a las inversiones, se redujeron un 33 % en España y Portugal, mientras que crecieron un 5 %, hasta los 1,216 millones de euros, en Latinoamérica.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica