De manera alterna a las pesquisas que lleva a cabo la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, la Secretaría de Energía (Sener) investiga las causas de la explosión del hospital Materno Infantil de Cuajimalpa ocurrida hace una semana, con el objetivo de fincar sanciones administras ya que este organismo otorgó el permiso de distribución de gas licuado de petróleo (LP) a la empresa Gas Express Nieto, de cuyo tanque escapó el combustible que provocó la muerte de cuatro personas y 72 lesionados.

El organismo aseguró que ha realizado ya tres visitas de verificación al autotanque que provocó el estallido, además de dos visitas de inspección a la planta de Tláhuac de la empresa Gas Express Nieto a la cual está adscrita el autotanque y dos inspecciones al lugar del incidente.

La Secretaría de Energía detalló que dispone de la copia del expediente que contiene los dictámenes periciales y las declaraciones rendidas ante el Ministerio Público de operarios y testigos, el cual se encuentra en análisis, a fin de identificar posibles faltas administrativas, además de que para su investigación se ha hecho acompañar de expertos de un laboratorio de pruebas acreditado.

"Una vez concluida esta fase, determinará las responsabilidades administrativas y las sanciones que en su caso procedan", aseguró ayer la Sener.

kgarcia@elconomista.com.mx