Monterrey, NL. Ante la incertidumbre que genera el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se debería fortalecer el encadenamiento productivo para sustituir importaciones. Con ello, se podrían quedar en México 100,000 millones de dólares en los próximos 10 años, afirmó el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera.

Tras una reunión con integrantes del Consejo de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra), donde se analizaron los distintos escenarios que se pueden presentar para el TLCAN, el dirigente de los industriales explicó que debido a la situación por la que atraviesa la industria en el 2016 no hubo crecimiento, y por ejemplo, el sector minero tiene 25 meses de una caída permanente, que afecta a los industriales.

Otros factores que se han observado es que la industria tiene 20 meses con un aumento en los costos de producción, por ejemplo, en la energía eléctrica; a los importadores de materias primas les afecta el tipo de cambio y en general les impacta el aumento de tasas de interés. Aun así, en el 2017, si se presenta un escenario favorable, la industria podrá crecer máximo 1 por ciento.

A nivel estatal, la industria arrancó fuerte este año en Nuevo León, Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato, Jalisco y San Luis Potosí. Mientras que otras entidades como Oaxaca, Guerrero y Michoacán están decreciendo; no obstante, el gran proyecto de las Zonas Económicas Especiales, podría lograr que pronto se tenga un solo México , enfatizó Manuel Herrera.

A su vez, Eduardo Garza T. Junco, presidente de Caintra Nuevo León, puntualizó que si el gobierno estadounidense deja el TLCAN, México puede acudir a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Sin el TLCAN habría un impacto importante en ciertos sectores industriales pero la mayoría tendría aranceles de 5% , añadió.

maria.flores@eleconomista.mx