Luz ultravioleta contra el Covid-19. La pandemia detonó en Signify, filial de Royal Philips que cotiza como empresa independiente en la bolsa de valores de Ámsterdam, el lanzamiento de un nuevo producto de consumo: una lámpara sanitizante de unos 40 cm de altura y 20 cm de diámetro que se comenzará a vender el próximo mes en México y 30 países más.

“La primera lámpara de luz ultravioleta la hicimos hace 35 años, nuestra experiencia en iluminación es amplia (actualmente en el internet de las cosas). Se ha comprobado a lo largo del tiempo su uso en hospitales, escuelas, oficinas o la industria agropecuaria. A raíz de la crisis sanitaria empezó a crecer la demanda por ese tipo de luz, pero teníamos que asegurarnos de tener la receta correcta porque hay tres tipos de esa luz y la que en este caso funciona es la C”, dijo su director en México, Pedro Martin.

Entre abril y mayo pasados, la empresa inició una investigación conjunta con los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston, Estados Unidos, para validar la efectividad. A la par, iniciaron un programa piloto para sanitizar el tren en Nueva York.

Cuatro meses después concluyeron los trabajos. Se confirmaron los beneficios de esa variedad de onda luminosa y el siguiente paso fue añadir elementos de seguridad para el uso cotidiano.

“Hay que decirlo con claridad: si deja inerte virus, bacterias, esa luz también puede afectar la piel y ojos. No se puede andar comprando una lámpara y prenderla como si nada, se debe tener cuidado. Tardamos en sacar la oferta comercial para incorporar métodos de seguridad.

Hoy existen soluciones de luz UV que se venden junto con aires acondicionados (dentro de los ductos se ponen tubos de luz sin afectar porque nadie mira dentro). El aire sale libre de esporas, bacterias”, explicó el directivo.

En su nueva lámpara habrá un mecanismo que entre, otras cosas, permite emitir un mensaje de alerta antes de comenzar a funcionar y los sensores harán que se apague inmediatamente si detecta algún cuerpo. Entre los sitios donde se podrá utilizar están: los centros comerciales, gimnasios, hoteles, escuelas, bancos, baños o transportes públicos.

Previo al lanzamiento, el equipo de Signify se ha dedicado a capacitar y certificar a sus distribuidores, porque serán ellos quienes difundan los beneficios precisos del sistema luminoso que cumplirá con estándares probados internacionalmente. En México no existe todavía una norma oficial al respecto.

“Ese grupo de expertos es quien saldrá a buscar a los hoteles, por ejemplo, donde después de hacer la limpieza de una habitación se prende la lámpara y luego de unos minutos se termina de sanitizar”, refirió Martin.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx