El apoyo fiscal del que gozan los transportistas para poder deducir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aplicado al diesel resulta insuficiente para evitar el traslado del incremento de precio de este combustible a los fletes de productos, lo que, sin duda, impactará directamente a los consumidores, afirmó Leonardo Gómez, director de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP).

Es posible que el incremento en los precios de las gasolina Magna, Premium y Diesel de 4.2, 20.1 y 16.5%, respectivamente genere un aumento de entre 5 y 7% en los costos al consumidor final, pero eso dependerá de la eficiencia y negociación de cada empresa con sus transportistas, aseguró.

Ante tal panorama, los transportistas de carga demandan a la Secretaría de Hacienda que se pueda acreditar el IEPS contra el IVA, no sólo a través del Impuesto sobre la Renta (ISR), a fin de ampliar los factores de eficiencia del autotransporte y sean menos agresivos con las alzas.

En entrevista, el dirigente de la ANTP, que agrupa a las principales empresas de consumo del país como Bimbo, Grupo Modelo, Coca-Cola FEMSA o Lala, explicó que el diesel representa entre 20 y 40% de los costos de las empresas autotransportistas, dependiendo de la antigüedad del vehículo, lo cual implica un mayor uso de combustible porque en México el promedio de edad de las unidades es de 17 años.

De acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación 2017, se prevé un estímulo fiscal a las personas que realicen actividades empresariales, a las personas que adquieran dicho combustible para su consumo final en las actividades agropecuarias o silvícolas y para contribuyentes que adquieran diesel para su consumo final y que sea para uso automotriz en vehículos que se destinen exclusivamente al transporte público y privado, de personas o de carga, así como el turístico.

Para dichos actores, el IEPS del diesel equivalente a 4.7 pesos por litro es acreditable contra el pago del ISR, el cual representa alrededor de 30% del precio por litro de combustible.

No obstante, los transportistas afirman que este beneficio no es suficiente y lo que pedimos es que se pudiera hacer contra el IVA. Son elementos con los que el gobierno debe participar para buscar que el impacto sea menor , acotó Gómez.

Todo aquello que impacte los costos de la logística al final impacta en el precio final de los consumidores , refirió el director de la ANTP, al abundar que se tendrá mayor impacto en los productos de menor valor agregado.

Impacto negativo, inminente

Analistas coincidieron en que el sector de transporte público y de carga cuenta con diferentes beneficios que le permiten acreditar o deducir los impuestos que paga en el consumo de combustibles como el diesel o biodiesel, aunque aseguraron que será inevitable un impacto negativo del encarecimiento de los carburantes.

El sector de transporte ha gozado desde hace varios años de un estímulo fiscal consistente en poder acreditar el IEPS que se paga por la adquisición de diesel y biodiesel. Este impuesto se acredita en contra del Impuesto sobre la Renta a cargo de los transportistas , expuso Nora Morales, experta en impuestos de la firma Ernest & Young.

José Luis de la Cruz, director general del IDIC, detalló que, si una empresa tiene que pagar 1,000 pesos por el pago de impuestos en la adquisición de combustibles, una parte se los toman a consideración la autoridad y se le devuelve una parte.

Este beneficio les ayuda a atenuar el impacto de los precios de la gasolina, pero al final del día el impacto va a existir porque pagarán más por cada litro que consuman. Lo que ya hicieron muchas empresas es medir el impacto fiscal que van a tener .

Crece 60% vigilancia del Ejército en ductos

Para evitar el robo de combustibles ante la liberación de los precios de la gasolina en algunas regiones del país, Petróleos Mexicanos (Pemex) solicitó apoyo del Estado mexicano para incrementar la vigilancia de sus ductos, indicó Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de Hacienda y Crédito Público.

Lo que hizo Pemex fue solicitar un mayor apoyo por parte de los elementos de seguridad del Estado mexicano, de manera notable particularmente elementos del Ejército que se incrementaron en cerca de 60% a mediados del mes para vigilar los ductos y combatir el robo de combustibles , dijo en una reunión con medios de comunicación internacional.

Indicó que uno de los motivos que generaron el problema de desabasto a finales del año pasado se debió principalmente a que aumentó de manera importante el robo de combustibles.

Esas medidas permitieron que, durante la segunda mitad de diciembre, ya no volviésemos a observar un fenómeno de la misma magnitud, un fenómeno de robo de combustibles de la misma magnitud que lo que llegamos a observar durante la primera mitad de diciembre .

empresas@eleconomista.mx