La decisión del gobierno federal de impulsar la ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sorprendió a la Iniciativa Privada, quienes consideran que lejos de solucionar o transparentar la contratación, podría atraer dificultades al existir varios sindicatos en una sola empresa (muchos contratos), e incluso encarecer la contratación para los patrones.

Lo anterior debido a que, a partir de dicho Convenio, se da la libertad a los trabajadores de elegir a su representación sindical para que tenga la titularidad del contrato laboral, lo que no ocurre en la actualidad, pues una sola organización sindical es la que tutela la contratación.

Hugo Ítalo Morales, presidente de la Comisión Laboral de Canacintra, dijo que el sector privado se ha opuesto al Convenio 98 desde hace muchos años porque se estima que le da una libertad absoluta a los sindicatos para su organización y, como consecuencia, poder estar planteando movimientos de huelga .

Fernando Yllanez, abogado laboral de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos, afirmó que permitir y promover la contratación colectiva en un país como México, en donde el empleo lo generan las micro y pequeñas empresas, resultará muy complicado, pues no se puede obligar a quien tiene un negocio con tres trabajadores a ser sindicalizados .

Estábamos en el proceso de análisis y nos despertamos con la noticia de que ya se había mandado la solicitud al Senado de la República por parte de la Presidencia. Espero que los senadores realmente lo revisen a profundidad y valoren las consecuencias que pueda generar para el país. Ahora es una propuesta, y sólo el Senado puede decidir si lo aprueba o no , dijo Fernando Yllanes, abogado laboral de la Amedirh.

Excelente noticia: asesor sindical

Por el contrario, Arturo Alcalde, abogado laboral y asesor de diversas organizaciones sindicales, afirmó que es una excelente noticia que termina con un viejo reclamo no sólo de los trabajadores, sino de los empresarios que no están de acuerdo con la simulación de los contratos de protección, de la academia y las organizaciones internacionales .

Agregó que es fundamental porque la contratación colectiva es el corazón del modelo laboral. El sindicalismo tiene sentido si hay contratos colectivos auténticos .

La buena noticia de la propuesta del Ejecutivo Federal, indicó, debe ser acompañada del complemento necesario para que se aplique en la práctica. Quienes se oponen es porque quieren mantener los contratos de protección; hay despachos patronales cuyo mayor ingreso viene del outsourcing sucio y de la contratación de protección .

En tanto, Ancelmo García, asesor de la OIT, expuso que a partir de esta propuesta es posible iniciar la transición hacia un mundo laboral más transparente, democrático y plural; que los trabajadores ejerzan su derecho y empezar a introducir la democracia en los centros de trabajo .

[email protected]