Los contratos petroleros otorgados a partir de la reforma del 2015 en México han aportado un total de 2,066 millones de barriles de petróleo crudo equivalente como recursos prospectivos de hidrocarburos al país, volumen equivalente a 9% de las reservas totales ya certificadas por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).  

Juan Manuel Delgado, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi), explicó que ésto se ha logrado luego de que a octubre de 2021 las empresas que operan contratos en el país alcanzaron una inversión de más de 18,000 millones de dólares, aunque el potencial de inversiones vinculadas a planes oficiales se mantiene en más de 42,000 millones de dólares para los próximos años.  

Hasta el momento, gracias a los contratos se han perforado en el país 117 pozos nuevos, pero gracias a los campos que migraron de regímenes anteriores o que operan en campos maduros antes propiedad de Petróleos Mexicanos (Pemex) los contratos tienen actividades hoy en 825 pozos, de los cuales 42 son para extracción de aceite y gas asociado en 23 campos y 396 para aceite y gas en 42 campos.  

En lo que respecta a la actividad exploratoria, el mayor número de descubrimientos ha sido en campos terrestres, donde se reportan siete hallazgos por parte de los contratos y le siguen cinco hallazgos en aguas someras y tres en aguas profundas.  

“Como pueden ver, no venimos a competir, venimos a complementar las actividades del Estado en beneficio de todo el país”, dijo Juan Manuel Delgado en el foro “Cosechamos resultados. Balance de los contratos petroleros 2021”.  

El empresario añadió que en este momento se ejecutan además 53 pozos exploratorios y 64 de desarrollo. A octubre del 2021, la producción de aceite de estos contratos es de 68,000 barriles de aceite, según los datos de la Amexhi.  

A la fecha, tenemos 15 descubrimientos que en el futuro podrían aportar producción para revertir la declinación de los yacimientos actualmente productores”, aseguró Delgado.   

Juan Manuel Delgado destacó que la actividad de los 111 contratos vigentes, de los cuales 31 cuentan ya con producción, genera 56,000 empleos en el país y se estima una inversión e mínimo 5,160 millones de dólares en contenido nacional del 2015 al 2024.

En el mismo foro, Mauricio Herrera, representante del Fondo Mexicano del Petróleo, aseguró que sólo siete campos petroleros de gran tamaño o en etapa de desarrollo avanzada durante su adjudicación ya sea en rondas, migraciones de contratos anteriores o asociaciones con Pemex vía farmout, erogarán 67,773 millones de dólares entre 2017 y 2040 para el Estado mexicano. Lo anterior, gracias a las expectativas de producción y las cláusulas de utilidad y producción compartida con el Estado mexicano en que fueron firmados los contratos, que son el que Pemex migró para recibir un mejor régimen fiscal. 

Además, añadió a este cálculo las regalías que otorgarán los contratos que ya tienen desarrollo hoy en día en aguas someras, que son Amoca Mizón Tecoalli, operado por la italiana ENI; Hokchi, del consorcio entre argentinas en el campo del mismo nombre; Ichalkil Pokoch, del consorcio entre la mexicana Petrobal y la estadounidense Fieldwood, y el yacimiento con el mayor volumen de hidrocarburos encontrado por un privado, la estadounidense Talos y sus socios, del campo Zama. 

“Las ventajas que el nuevo esquema de contratos tiene para la plataforma nacional, por un lado a Pemex hacerse de más recursos para el desarrollo de sus áreas e incrementar la producción de algunas asignaciones y también permite que las empresas privadas destinen recursos al desarrollo del sector petrolero que probablemente no hubieran podido ser destinados por parte de la Empresa Productiva del Estado”, aseveró el funcionario. 

Para el próximo año, el Fondo del Petróleo y la CNH estiman que Amoca Miztón Teocalli alcance una producción de 90,000 barriles diarios de crudo, mientras que Hokchi llegará a 30,000 barriles, e Ichalkil-Pokoch llegará hasta 104,000 barriles al día en 2025, lo que lo ubicaría en el tercer lugar, atrás de los principales productores de Pemex que son Maloob y Zaap, con 285,000 y 243,000 barriles al día, respectivamente.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg