Luego de que 2017 fuera un año difícil para la construcción, por el adverso clima de inversiones y el limitado gasto gubernamental para el sector, la construcción en México inició el año con un ligero incremento en producción. El crecimiento de 0.1% a tasa mensual responde al crecimiento de las obras de edificación y las obras de agua, riego y saneamiento, y del rubro de otras construcciones, aunque el resto de los segmentos cayó en comparación con diciembre.

La rama constructora arrancó el año con un valor de producción de 33,528 millones de pesos, de los cuales, la edificación aportó el 48% y las obras de agua, riego y saneamiento participaron con otro 5.0%, mientras el agrupado de otras construcciones concentró 14% de este monto.

La edificación, el segmento más importante de la construcción, reveló en enero un aumento de 1.2% en su valor de producción, según cifras desestacionalizadas del Inegi. Este incremento resulta por debajo del alza de casi 4.0% que alcanzó en diciembre de 2017; empero, con este resultado logra hilar dos meses de crecimiento tras haber caída durante octubre y noviembre.

En el caso de las obras de agua, riego y saneamiento enero representó un alza de 34.1%, tras acumular cinco meses de variaciones mensuales en terreno negativo. Con este resultado el segmento logra el mayor incremento mensual en cerca de cinco años.

El renglón de otras construcciones, que incluye a las instalaciones en edificaciones, el montaje de estructuras, los trabajos de albañilería y acabados, además de otros trabajos auxiliares necesarios en la construcción, hiló cuatro meses de crecimiento con una variación positiva de 3.6% mes con mes.

Las ramas que se orientan a la construcción de obras de electricidad y telecomunicaciones, de transporte y urbanización, y de petróleo y petroquímica aportan en conjunto el 34% de la producción del sector y todas cayeron al iniciar el año.

Las mayores contracciones se registraron en el petróleo y la petroquímica, y en electricidad y telecomunicaciones. En ambos casos su producción se redujo 4.7% respecto a diciembre y reveló la peor caída para estas áreas en cuatro meses.

 En el segmento del transporte y la urbanización, que es el segundo más importante del sector de la construcción, se registró una caída mensual de 2.1%, la más aguda en ocho meses.

Los resultados mixtos en el sector llevaron a un recorte de personal al arrancar el año. Se advierte que la planta laboral del sector se redujo en 0.7% durante enero, en tanto las remuneraciones reales promedio por persona aumentaron por segundo mes consecutivo en 0.4 por ciento.

[email protected]