Japón y la Unión Europea (UE) programaron firmar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos el próximo 11 de julio en Bruselas, Bélgica.

Una vez ratificado este tratado, llamado Acuerdo de Asociación Económica (AAE), abarcará una población de alrededor de 600 millones de personas en 29 países que representan aproximadamente 30% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

El primer ministro, Shinzo Abe, asistirá a la firma en la sede de la Unión Europea cuando viaje a Francia para una reunión con el presidente Emanuel Macron.

A la entrada en vigor del AAE UE-Japón, se eliminará 91% de los derechos de aduana pagados por las empresas de la Unión Europea que entren en el mercado japonés, y el nivel de liberalización aumentará a 99% al final del proceso de apertura.

Las importaciones restantes (1%) se liberalizarán parcialmente a través de cuotas y reducciones arancelarias (en agricultura).

En la actualidad, las reglas y regulaciones japonesas tienden a diferir de las normas y prácticas internacionales, lo que resulta en altos costos de cumplimiento para las empresas de la UE que exportan a Japón. Por lo tanto, la AAE eliminará una serie de barreras regulatorias, por ejemplo, mejorando el acceso al mercado japonés del automóvil y otorgando un mejor acceso al mercado para los productos agrícolas europeos.

A su vez, la Unión Europea autorizó retirar su arancel de 10% a las importaciones de vehículos de pasajeros originarios de Japón luego de un periodo de siete años. También acordó eliminar su tarifa de 14% a las importaciones de televisores provenientes de Japón en un lapso de cinco años.

Los gobiernos de ambas partes han destacado que más allá de su considerable valor económico, la finalización de la AAE es de importancia estratégica. En medio de la ampliación de los movimientos proteccionistas, la finalización de las negociaciones demuestra al mundo la firme voluntad política de Japón y la Unión Europea de mantener la bandera del libre comercio ondeando a la altura.

En una declaración conjunta a finales del 2017, Abe y Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, coincidieron en que el AAE será el modelo de normas de comercio e inversión de “alta calidad, libres, abiertas y justas” en el siglo XXI.

El AEE es uno de los acuerdos económicos más grandes y completos que la UE o Japón han concluido hasta ahora.

[email protected]