México y la Unión Europea (UE) acordaron la coexistencia de las indicaciones geográficas de los quesos manchego (España), feta (Grecia) y parmesano (Italia), por lo que estos nombres también podrán usarse en el territorio mexicano bajo ciertas condiciones.

El comisario de Agricultura de la Unión Europea, Phil Hogan, informó que la indicación geográfica protegida, queso manchego, será reconocida como tal en México, como exigía la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec).

“En lo que respecta al queso manchego habrá un reconocimiento por primera vez como Indicación Geográfica Protegida. Sin embargo, coexistirá con anteriores usos del término manchego, para un queso producido sólo en México y sólo de leche de vaca”, dijo Hogan.

Una indicación geográfica es aquella que identifica un producto como originario del territorio de un país o de una región o localidad de ese territorio, cuando determinada calidad, reputación u otra característica del producto sea imputable fundamentalmente a su origen geográfico.

“Habrá un etiquetado específico, de modo que no haya confusión para el consumidor, que incluye el origen y la composición del producto; cualquier referencia a productos originales de España no serán permitidas. Por tanto, el resultado será una ventaja”, agregó Hogan.

España produjo 16.2 millones de kilos de queso manchego en el 2017, con un valor de facturación de 190 millones de euros, de los cuales se exportaron 90,150 kilos a México, mientras que Estados Unidos fue el principal destino de estas ventas externas, con 4.45 millones de kilos.

La Canilec complementó que se logró conservar el nombre del queso manchego de uso libre en México cuando se trate de un queso elaborado con leche de vaca, sin dejar de reconocer el uso exclusivo de ese término a la UE cuando se trate de un producto madurado elaborado con leche de oveja.

Asimismo, se podrán seguir utilizando libremente en nuestro país nombres de quesos cuando se utilicen de manera sencilla y no multicompuesta, para no evocar quesos europeos, como son el parmesano, gruyere, gouda, edam, emmental, provolone, brie, camembert y mozzarela.

“Reconocemos y respetamos el sistema de protección de indicaciones geográficas en el mundo y es por eso que los nombres de quesos que no han llegado a ser nombres comunes en nuestro país y en los que no hay derechos adquiridos, no nos hemos opuesto a que se otorguen en exclusividad a la UE”, expresó el documento.

La Canilec recordó que en lugar de la apertura total que solicitaba Europa en materia de quesos semimaduros, se ha otorgado un cupo libre de arancel de 6,000 toneladas anuales que se irá incrementando hasta 20,000 toneladas.

En el caso de leche en polvo, el cupo otorgado ha sido de 30,000 toneladas anuales para crecer hasta un máximo de 50,000 toneladas en cinco años.

Estos cupos finales representan 16% de lo que México importa actualmente de quesos, y 15% de lo que importa de leche en polvo.

rmorales@eleconomista.com.mx