A principios de 2020, la presencia de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en e-commerce era poca, solo tres de cada 10 vendía online y 50% comenzó dos a cinco años atrás y aunque eran pocas las que tenían presencia, 88% creía que era muy importante vender por internet, revelan datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

Sin embargo, con el inicio de la pandemia, se vieron obligadas a sumarse para mantener su negocio a flote, tendencia que crecerá en los siguientes meses de forma explosiva, afirmó Pierre-Claude Blaise, director general de la AMVO.

“Se espera una mayor participación de las pymes en el ecosistema. Aunque ya se había visto el año pasado, ahora es mayor porque ya hay más capacitaciones, cursos y apoyo para que incursionen mejor. No solo crecerán los market places y marcas conocidas, sino que habrá una explosión de marcas pequeñas”, manifestó durante la presentación del estudio Venta Online 2021.

Indicó que estar en línea ya no es una opción y muestra de ello es que en 2020, se registró un crecimiento de 81% en compras, con un valor de 316,000 millones de pesos, a diferencia de los 174,000 millones de pesos registrados el año previo.

A diferencia del inicio de la pandemia, las empresas, sobre todo las pymes, están mejor preparadas y se adaptarán mejor este año. Por ejemplo, al comienzo se registró el problema de falta de stock, lo que ya no debe ocurrir en la actualidad porque se toman las previsiones necesarias y se va produciendo de acuerdo a las tendencias.

Sin embargo, esto no garantiza el éxito de una pyme, aún se tienen retos que vencer, pero una clave para estar mejor posicionados es analizando los comportamientos de los consumidores, que han cambiado drásticamente desde que comenzó la pandemia.

Cómo se porta el cliente

El primer comportamiento que cambió durante la pandemia es la preferencia de compras en ciertas categorías como la comida a domicilio con 66%, seguido de moda con 57% y belleza y cuidado personal con 52 por ciento. En el ámbito de servicios, destacan los de suscripción con 83%, telefonía móvil con 78% y servicios bancarios con 78 por ciento. Las pymes que se enfoquen en estos ámbitos, podrían crecer más.

La categoría de belleza y cuidado personal tenía poca relevancia hace más de un año en comparación con lo visto hoy. Se siguen viendo electrodomésticos y eléctricos, pero todavía la gente prefiere ir a verla a la tienda para ver sus características y calidad”, indicó Pierre-Claude.

De igual manera, la categoría de farmacias ha crecido 40%, aunque sigue siendo problema la receta digital. Los supermercados también han aumentado considerablemente.

Métodos de pago

Otra tendencia observada está en los métodos de pago. Las tarjetas de crédito y débito son las más utilizadas, aunque los consumidores eligen su opción dependiendo de la categoría. Para comida a domicilio y farmacia 30% paga con efectivo a contra entrega. Otro 32% admitió no saber cómo pagar en efectivo, trabajo en el que la pyme debe facilitar en su canal de compra en línea.

Además, al comprar en línea es que se buscan promociones, se pueden comparar precios y se encuentra productos que en tienda no están.

Finalmente, aunque 81% de los clientes sólo compra por esta vía, seguirá siendo híbrido, comprando tanto en línea como en tienda física.

“La prioridad para México es que las pymes incursionarán en más ecosistemas y lo harán mejor”, finalizó.

elizabeth.lopez@eleconomista.mx