El presidente local de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope), Federico Pérez Cruz, respaldó la propuesta de replantear la edad mínima para consumir alcohol y tabaco por bien de la salud de los mexicanos.

“En lo personal me parece que es excelente la iniciativa” de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), argumentó el dirigente de los pequeños comerciantes de la Ciudad de México, al considerar que con ello también se estaría en sintonía con Estados Unidos, la economía más cercana con el país.

La propuesta establece los 21 años como edad mínima para el consumo de esas sustancias, porque antes de esa etapa el cerebro humano todavía se encuentra en formación y debe ser protegido para su correcto funcionamiento.

De poner a discusión la medida podrían tenerse opciones, entre ellas las de los establecimientos autorizados para la venta de alcohol, pero las afectaciones serían mínimos, porque ni a 3.5% llega la población de jóvenes capitalinos de 18 años y que lo consumen esas bebidas, aseguró el directivo a Notimex.

Explicó que los mayores de 25 años son quienes consumen más las bebidas embriagantes y, sobre todo, lo hacen tres o cuatro veces por semana.

“Es decir, los jóvenes que salieron de la preparatoria y que están ingresando a la universidad no consumen alcohol de manera cotidiana y no entre semana".

Por ello, Pérez Cruz reiteró que las pérdidas económicas de aplicarse la medida “serían mínimas” para los pequeños y medianos establecimientos, aunque sí podría repercutir en cierto grado en los restaurantes y bares, pero habría muchas ventajas en cuanto a la salud de esa población.