Guadalajara, Jal. Igual que en otros sectores, la industria automotriz se ha tenido que adaptar a las condiciones económicas actuales, a nuevas necesidades y cambio de hábitos de los consumidores. 

En ese contexto, el empresario tapatío, Carlos Gudiño Plasencia, inauguró en Guadalajara la segunda agencia de automóviles de la firma japonesa Subaru, y la primera bajo el concepto “boutique exprés”. 

“A diferencia de las agencias de grandes extensiones, ésta tiene todos los servicios pero con atención más personalizada. Vende autos nuevos, seminuevos, y tiene un taller multimarca para hacer servicios exprés”, dijo a El Economista, el director general de Subaru Guadalajara.

Destacó que la tendencia mundial en agencias de automóviles es este modelo de agencias que, por un lado hacen más rentable el negocio y, por el otro, responde a las necesidades del mercado actual que utiliza cada vez más las herramientas digitales.

“No vamos a poner ya agencias como los monstruos que hay en otros lados que tienen 100 metros de fachada o que hay que meterle mínimo 3,000 o 5,000 metros cuadrados. Como yo lo veo y la tendencia que hay en Estados Unidos y Alemania es hacer puras de éstas (boutiques) para que sea rentable”, subrayó Gudiño Plasencia.

“Este modelo de negocio ya es lo que viene, es el futuro...ya la gente no viene más que a levantar el pedido o a una prueba de manejo”, puntualizó. 

Con menos de tres años en la ciudad, la concesionaria tapatía abrió la segunda agencia en la capital de Jalisco y anunció la apertura de otra más en la ciudad de Colima.

Actualmente la sede de Guadalajara tiene una participación en el mercado nacional de 20% con una colocación de 330 unidades al mes de noviembre y la expectativa de facturar otras 100 unidades solo del modelo Forester para el mes de diciembre. 

Con ello, se lograría récord de ventas de este modelo a nivel nacional en un mismo mes, lo cual permitirá cerrar el año con 430 unidades, sobrepasando en 58% el objetivo anual. 

Nuevas tendencias

De acuerdo con Carlos Gudiño, la pandemia de Covid-19 también modificó las preferencias de los consumidores en el sector automotriz, pues al buscar lugares al aire libre como la sierra, la montaña o el bosque, y preferir actividades recreativas con pocas personas como el senderismo y el ciclismo, demandan también vehículos adecuados para permanecer “outdoors”.