A poco más de un mes de que se agote el plazo de que dispone el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) para resolver cuestiones clave de la reforma en telecomunicaciones como las declaraciones de preponderancia de empresas en los mercados, las reglas para la transmisión gratuita de señales de TV abierta en televisión restringida o las licitaciones de nuevas cadenas de televisión abierta, las telcos Dish México (subsidiaria de MVS), Televisión Azteca y Televisa atizaron sus diferencias ayer con intercambios epistolares.

Primero, Televisión Azteca acusó a Dish de lucrar de manera ilegal con la retransmisión de sus señales, violando la ley de derechos de autor, al incrementar las tarifas que pagan sus usuarios.

La televisora pidió al Ifetel que investigue, antes de resolver las reglas para la inclusión de las señales de televisión abierta a los paquetes de televisión de paga (proceso conocido como must carry y must offer), la participación accionaria del agente preponderante Telmex en Dish.

A través de un comunicado, TV Azteca aseguró: Dish miente, al indicar que los suscriptores (de Dish) cuentan con los canales de televisión abierta de forma gratuita, ya que sus suscriptores pagan una tarifa por recibir las señales de Azteca. Así lo confirma el hecho de que Dish haya incrementado sus tarifas a partir de la entrada en vigor de la reforma constitucional en telecomunicaciones .

Explicó que al retransmitir de manera ilegal la señal de los canales 7 y 13 del Distrito Federal a toda la República, se violan los derechos autorales de quienes producen los contenidos y los de los televidentes que no pueden tener acceso a programación local.

Con estas acciones, aseveró, Dish interpreta la Constitución por encima de las autoridades facultadas para ello, generando un daño incuantificable a la industria de telecomunicaciones y poniendo en riesgo a miles de trabajadores y productores de programas de televisión.

En septiembre del año pasado, Dish, al igual que algunas empresas de televisión por cable, iniciaron la retransmisión de las señales de televisión abierta de Televisa y TV Azteca, hecho previsto en la nueva legislación en telecomunicaciones, si bien las televisoras manifestaron que Dish debió esperar a que el Ifetel definiera las reglas bajo las que se efectuaría dicha retransmisión.

PIDE DISH DECLARAR DOMINANTE A TELEVISA

En otro frente abierto ayer, Dish informó que presentó un escrito al Ifetel en el cual le solicitó determinar la preponderancia de Grupo Televisa, que se le imponga una regulación asimétrica que genere un mayor equilibrio en los mercados y que evite que la integración vertical de Grupo Televisa en televisión abierta y restringida continúe siendo una barrera para la competencia.

La regulación asimétrica solicitada por Dish incluye obligaciones específicas en materia de contenidos, prohibiciones para desplazar a competidores vía acuerdos de exclusivas, medidas relativas al mercado de publicidad en televisión abierta, obligaciones específicas sobre retransmisión de contenidos, estímulos a la producción nacional independiente, prohibiciones sobre directorios cruzados y obligaciones en materia de separación contable.

Dish dio como referencia que en su informe anual del 2012 ante la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos de América, Grupo Televisa afirmó que es controladora de la siguientes empresas: Cablemás; Televisión Internacional; Empresas Cablevisión e Innova, esta última es a través de la cual Grupo Televisa opera Sky en México.

De modo que la suma de los suscriptores de las empresas que controla Grupo Televisa da por resultado que acapara más de 50% del mercado nacional de televisión restringida medido por el número de usuarios o suscriptores.

Asimismo, diversos datos disponibles que Dish México presentó al Ifetel acreditan que los canales de televisión abierta programados por Grupo Televisa concentran más de 60% del total de audiencia en el sector de la televisión radiodifundida o abierta.

En respuesta, Grupo Televisa enfatizó que la preponderancia se mide por sectores -es decir radiodifusión y telecomunicaciones- y no por los servicios que ofrece una empresa.

Así, Grupo Televisa rechazó el intento de ejercer presiones de carácter mediático sobre asuntos que son de gran trascendencia para el sector de las telecomunicaciones, los cuales deben ser resueltos por el órgano regulador. (Con información de Notimex)

[email protected]