Con la aplicación de una legislación de competencia económica efectiva, en México se podría registrar la reducción de costos de bienes y servicios de entre 20 y hasta 40% en los sectores no competidos, que contribuiría a la generación de nuevos empleos y abonaría en 2.5 puntos porcentuales de crecimiento adicional del Producto Interno Bruto (PIB), apuesta la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

El pleno de la Cofece detectó alto grado de concentración en sectores como el petrolero, eléctrico, transporte terrestre (ferrocarriles), aerolíneas, construcción y bancario, entre otros, como el alimentario; lo cual arroja que México esté ubicado en la posición 114 en el subíndice de efectividad de la política antimonopolio , de un total de 148 naciones.

Sostenemos que esta iniciativa (de ley secundaria del Ejecutivo en materia de competencia) brinda las herramientas suficientes para impulsar la competencia en los distintos mercados, salvaguardando el derecho de todos los participantes y en el marco de un esquema de pesos y contrapesos a las decisiones de la Comisión , defendió Alejandra Palacios, presidenta del órgano regulador antimonopolios, por lo que cumple con las mejores prácticas internacionales.

De acuerdo con un documento presentado al Congreso, la zar pro competencia destaca que persisten retos importantes para garantizar niveles deseables de competencia en los mercados nacionales y equiparar los resultados de la política de competencia en México con los de los países líderes en la materia.

Y es que asegura que algunos sectores de la economía mexicana antes mencionados se encuentran sustancialmente más concentrados que sus similares de nuestro principal socio comercial, Estados Unidos.

El Programa para Democratizar la Productividad 2013-2018 que dio a conocer la Secretaría de Hacienda en agosto del 2013, refiere que la concentración de mercados genera precios excesivos que elevan los costos de operación de las empresas e impiden la correcta asignación de los factores.

En México, la insuficiente competencia se traduce en altos precios de insumos estratégicos para las empresas .

PÉRDIDA DE BIENESTAR

En tanto que los altos precios de bienes de consumo final, generados por la ausencia de competencia, afectan el bienestar de toda la población en distintas magnitudes. La falta de competencia en siete mercados de bienes de consumo generalizado tortilla; carne procesada; pollo y huevo; leche; refresco, jugo y agua; cerveza y medicamentos reduce entre 33 y 46% el poder adquisitivo de los hogares , sostiene el documento referido.

Sin embargo, este efecto daña hasta en 22.7% más a los hogares rurales de menores ingresos con relación a los hogares de mayores ingresos, explica la presidenta de la Cofece.

Por ello, reafirma, la iniciativa es congruente con lo dispuesto por el Artículo 28 constitucional, ya que contiene los elementos mínimos suficientes para que la Cofece pueda llevar a cabo su mandato con eficacia.

lgonzalez@eleconomista.com.mx