Derivado de la caída en sus ingresos por menores cobros en la venta de energía y menores ingresos por venta de combustibles, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) llegó al tercer cuarto del año con una pérdida neta acumulada de 67,845 millones de pesos, que contrasta con la utilidad neta de 2,218 millones de pesos que registró en el mismo lapso del 2019.

En su reporte a la Bolsa Mexicana de Valores, la CFE detalló que entre enero y septiembre de este año obtuvo ingresos totales de 385,518 millones de pesos, lo que implicó una reducción de 5.4% o 22,332 millones de pesos en relación con el mismo periodo del año pasado. La estatal eléctrica refirió sin embargo que en el tercer trimestre del año obtuvo una utilidad neta de 28,935 millones de pesos, casi nueve veces superior a la que registró entre julio y septiembre de 2019, que fue de 3,241 millones de pesos.

Lo anterior, a pesar de que en el tercer cuarto del año obtuvo menores ingresos por ventas de energía y combustibles, al sumar 138,895 millones de pesos, lo que implicó una reducción de 7.1% en comparación con los 149,629 millones de pesos del tercer cuarto del año pasado.

La CFE llegó a este resultado negativo en el acumulado de los tres primeros trimestres del año a pesar de que reportó una reducción anual de 23% en su costo de ventas, que al llegar a septiembre de 2020 sumó 285,342 millones de pesos, en contraste con los 371,153 millones de pesos del mismo lapso del año anterior.

También durante el tercer cuarto del año la estatal eléctrica logró bajar su costo de ventas en términos anuales, ya que entre julio y septiembre de este año erogó 103,924 millones de pesos, con una reducción anual de 17% en relación con los 125,678 millones de pesos que desembolsó en el tercer trimestre del 2019.

En su reporte de resultados, la estatal detalló que los ingresos por venta de energía disminuyeron 32,822 millones de pesos. Esta disminución es originada por un decremento neto en el volumen vendido de 9,351 gigawatts hora, compuesto de una baja en volumen de 12,156 gigawatts hora en el sector industrial y un incremento en el sector doméstico por 3,246 gigawatts hora.

En lo que se refiere a ingresos por venta de combustibles a terceros la variación obedece principalmente a que durante 2020 disminuyeron las ventas de gas continental, gas natural licuado (GNL) y diésel, mientras que en el rubro de energéticos y otros combustibles los principales factores que influyeron para la reducción de energéticos y otros combustibles en el período de nueve meses terminado al 30 de septiembre de 2020 fueron una disminución de la demanda de combustibles durante la contingencia sanitaria del Covid-19 y una disminución en los precios de combustibles, principalmente en combustóleo, diésel y carbón.

A septiembre de 2020, la CFE reportó una infraestructura de Generación de 58,976.698 megawatts de Capacidad Real Instalada.

karol.garcia@eleconomista.mx