El optimismo de las autoridades sobre el repunte en los indicadores económicos “es peligroso y contraproducente”, porque llevará a la inacción e implica que el gobierno federal no tome medidas propias de una crisis para facilitar la recuperación, alertó el sector empresarial.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que la inacción de las autoridades ante condiciones apremiantes y agudizadas por la emergencia sanitaria, conllevará a más pobreza de las familias, precarización del mercado laboral, inversión limitada que inhibe la creación de empleos y fuertes problemas de liquidez que están llevando hacia la insolvencia y el cierre de las empresas.

“En estas condiciones, sólo se puede anticipar un magro porvenir para la economía en los próximos años”, sentenció el organismo que pertenece al Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En sus análisis semanal, el CEESP refirió que el indicador mensual de consumo privado en el mercado interno registró un repunte mensual de 5.5% en junio, la inversión fija bruta, uno de 20.1% y la economía en su conjunto, medida a través del indicador global de la actividad económica (IGAE), registró un repunte de 8.9% en el sexto mes del año.

Para diversos observadores, estos resultados apoyan la idea de que la economía está ya en recuperación y han sido suficientes para generar una expectativa favorable.

Para los analistas privados, la diferencia entre los términos “repunte” o “rebote” y “recuperación”, después de un choque recesivo o contracción, puede sonar académica, una cuestión de semántica y llevar a la confusión. Así que “el optimismo ante los repuntes recientes de varios indicadores es peligroso”, afirmó el sector privado.

De acuerdo a los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) 2021 y el Paquete Económico general para el próximo año indican que la política económica no cambiará de rumbo respecto a la que se ha instrumentado desde inicios del sexenio, esto es como si no hubiese crisis.

“El argumento implícito de las autoridades es claramente que no hay necesidad de medidas ni contracíclicas ni adicionales a las anteriores debido a que no tenemos un problema del ciclo económico y que la recuperación ya comenzó. Sólo debemos esperar a que las políticas internas sigan funcionando y a que los países regularicen su actividad para retomar la dinámica de la economía”, confió el organismo privado que encabeza Carlos Hurtado.

kg