China abrirá su mercado a las agencias de rating y a las compañías de tarjetas de crédito de Estados Unidos (EU) y reanudará las importaciones de carne de ternera estadounidense, dentro de un paquete que la Administración Trump ha celebrado como el primer paso para redefinir la relación comercial entre los dos países.

El paquete de 10 puntos, revelado fue etiquetado de fruto del plan de 100 días para restablecer la relación comercial que el líder chino Xi Jinping y Donald Trump acordaron en abril.

Aunque el magnate republicano sigue quejándose del déficit comercial anual de 300,000 millones de dólares de EU con China, el presidente ha bajado su tono beligerante y busca la ayuda de China para controlar a Corea del Norte, ya que Pyongyang sigue desarrollando misiles de largo alcance y amenaza con hacer nuevas pruebas nucleares. Con respecto a los servicios financieros, China anunció que permitiría a grupos financieros extranjeros empezar a ofrecer servicios de rating crediticio el 16 de julio. Pekín también permitirá a firmas de procesamiento de pagos de EU como MasterCard y Visa solicitar licencias para pagos en yuanes en China. Finalmente, Pekín emitirá licencias para la suscripción y la liquidación de bonos a dos instituciones financieras de EU.

Parte de esas promesas reproduce otras efectuadas en el pasado. Pekín prometió abrir la industria de liquidaciones en yuanes cuando se unió a la Organización Mundial de Comercio en el 2001, pero perdió un caso relacionado en el 2012 por no hacerlo.

Es algo que debería haberse hecho hace años, cuando habría supuesto una diferencia. A estas alturas, los actores nacionales están asentados; las compañías foráneas tendrán difícil entrar , advirtió Ker Gibbs, el presidente de la Cámara de Comercio de EU en Shanghai.

Sin embargo, esos compromisos vinieron acompañados del de China de reanudar las importaciones de carne de ternera de EU y acelerar la aprobación de los cereales modificados genéticamente y otros productos biotecnológicos a la espera de licencias chinas.