En mayo pasado, la tasa de ?desempleo en México se redujo a 4% en su comparación anual, respecto del nivel de 4.4% de hace un año, reflejo de la mayor creación de empleo formal, de acuerdo con los resultados mensuales de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo divulgados (ENOE) por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante el quinto mes del año, se crearon 20,334 puestos de trabajo formales, lo que contrasta con la pérdida de 7,455 empleos en el mismo mes del 2015, según cifras reportadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El mes pasado la economía mexicana generó empleos formales a un ritmo de 3.8%, casi 1 punto porcentual superior al avance de la economía, que fue de 2.9% durante el primer trimestre del año.

Para el 2016 esperamos una tasa de desocupación promedio de 4.4%, sin cambios respecto de lo observado en el 2015. Consideramos que el buen ritmo de creación de empleo se mantendrá debido al mejor dinamismo sector servicios , dijo en un reporte Joan Enric Domene, analista de Invex Análisis.

De enero a mayo de este año, la creación de empleos formales fue de 373,769 plazas, cifra 4.9% superior a la del mismo periodo del año pasado, de acuerdo con el ?IMSS. En tanto, durante el quinto mes del año, la informalidad laboral se redujo ligeramente 57.5 a 57.3% de la población ocupada, según el Inegi.

La tasa de desocupación continuó posicionada en sus niveles más bajos en ocho años. Su desempeño coincide en general con la generación de empleo formal , mencionó en otro reporte Carlos González, analista de Scotiabank.

Precariedad no cede

El correlato de la mejora laboral fue el aumento en la precariedad del empleo, medida a través de la tasa de condiciones críticas de ocupación, que escaló a 14.9% de la población ocupada desde el nivel de 12.5% observado en mayo del 2015 y significó el mayor registro para cualquier mes desde mayo del 2005.

De acuerdo con la definición del Inegi, se considera a un trabajador empleado en condiciones críticas cuando éste trabaja menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a su voluntad, cuando trabaja más de 35 horas mensuales ganando menos que el salario mínimo, o bien, cuando labora más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

octavio.amador@eleconomista.mx