Luego de que el gobierno anunció que trabajará en conjunto con el legislativo para lograr una reglamentación en el país para plataformas que prestan servicios de transporte, empresas como DiDi, Beat y Cabify manifestaron su apoyo a la necesidad de establecer reglas claras para la prestación de estos servicios en Colombia. Por el contrario, Uber respondió al gobierno y aseguró que la opción planteada, si bien es un primer esfuerzo para reglamentar, no es una acción inmediata para la aplicación, que tras acatar una decisión de la superintendencia deberá dejar el país el próximo 31 de enero.

“Esta propuesta legislativa tomaría como mínimo tres meses, según la citada propuesta, y sobrepasaría por mucho el plazo anunciado para dejar de funcionar en Colombia, conforme a la obligación de acatar el fallo de la SIC, el próximo 31 de enero”, explicó Uber.

La empresa también criticó que, bajo estas circunstancias, ellos serían la única plataforma que dejaría de operar, lo que perjudicaría a los 88,000 socios conductores y a los 2 millones de usuarios que utilizan la aplicación.

“Uber debería contar con las mismas condiciones que otras aplicaciones disponibles en Colombia, es decir, con la app activa, para poder hacer parte del proceso de construcción del marco normativo inteligente, como lo indicó la señora ministra”, agregó la empresa en una carta, en la que también se criticó que no haya sido invitada a las 700 mesas de trabajo que la ministra dijo que se han hecho.

Uber también consideró en el comunicado que la solución está en manos del gobierno y que, en vez de un proceso legislativo, se podría optar por decretos “que permitirían una solución temporal y darían certidumbre jurídica a las plataformas mientras el proceso legislativo corre su curso”.

Por otro lado, la aplicación DiDi dijo “bajo la filosofía colaborativa que enmarca nuestra empresa y nuestro esquema de negocio, nos ponemos a disposición del gobierno, del Congreso y de las autoridades que vayan a liderar los procesos”, informó la compañía por medio de un comunicado.

Aseguró que confía en que su experiencia global, conectando mediante la plataforma servicios de movilidad en carros particulares y también en taxis, pueda ser de gran utilidad en los diálogos intersectoriales que se han anunciado para la búsqueda de un marco regulatorio más equilibrado.

Cabify también mostró su apoyo al anuncio del gobierno y aseguró que recibía la noticia con entusiasmo y que aplaude la iniciativa del Gobierno de respaldar un proyecto de regulación para el servicio de transporte de pasajeros intermediado por plataformas.

“Éste es un paso trascendental para abordar un debate de importancia nacional y en esa misma línea alentamos al Congreso y al gobierno a priorizar su debate y poder llegar pronto a resultados concretos traducidos en una regulación moderna que beneficie a los usuarios y a los actores del sector”, expresó.

Por el lado de Beat, Mauricio López, gerente general para la plataforma en el país, mencionó que la situación actual es desafortunada, pero considera que las circunstancias acelerarán las discusiones con los actores relevantes.

La ministra de Transporte, Ángela María Orozco, explicó que éste no es un problema que únicamente esté ocurriendo en Colombia, pues asegura que hay 20 países más que están trabajando en este tipo de regulaciones y que hay casos en que luego de que se da a conocer la nueva normatividad, las empresas prestadoras de los servicios deciden salir del mercado antes de acogerse a las reglas.

¿En qué consiste la iniciativa de regulación?

El proyecto que respaldará el gobierno fue presentado hace tres meses por el Centro Democrático y entraría a debate hasta marzo; busca que se establezcan las condiciones y obligaciones para la prestación del servicio privado de transporte por plataformas digitales. Incluye puntos como:

• Las plataformas tendrán la obligación de pagar renta en Colombia. Hoy solo son sujetas a pagar IVA.

• Que Uber y las plataformas similares paguen el mismo tipo de pólizas que debe pagar un taxi.

• Que los conductores tengan una licencia de conducción que se renueve cada tres años, como les pasa a quienes conducen un taxi.

• Que los operadores de las plataformas aporten 1% del valor de cada servicio para un fondo para desmonte gradual de asignación de cupos de taxis.