A partir del próximo año el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) ya no permitirá que se rebasé el límite de 61 operaciones por hora, con el objeto de evitar nuevamente su saturación y para que las aerolíneas vean al nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) como una alternativa para expandir sus operaciones.

“Se va a limitar un poco el número de operaciones que tenía (el AICM) en el 2019, el aeropuerto está apenas en recuperación, aún no ha alcanzado los niveles del 2019, sin embargo, va hacia allá”, dijo Carlos Morán Moguel, subsecretario de Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), previo a un recorrido por la obra del AIFA.

Desde el 2014, cuando la SCT emitió la última declaratoria de saturación de la terminal aérea, el AICM no debe permitir que se ejecuten más de 61 operaciones por hora con un máximo de 40 llegadas con una separación de cuatro millas náuticas sucesivas –tomando en cuenta el tiempo de ocupación de la pista–, sin embargo, ello no siempre se cumple.

En algunos casos se realizan más operaciones de las establecidas –incluso más de 70– cuando las condiciones meteorológicas lo permiten (viento en calma, cero nubosidad y perfecta luminosidad son algunos de los elementos a considerar).

Antes de la pandemia de Covid-19, cuando el AICM llegó a un récord de 50 millones de pasajeros transportados y casi 460,000 operaciones en el 2019, eventualmente resultaba necesario rebasar el límite de operaciones permitido para poder despachar el creciente tráfico.

“Quisiéramos que (las aerolíneas) comprendieran las ventajas que está representando Santa Lucía y por atracción natural, les interese venir (a Santa Lucía)”, afirmó Carlos Morán.

Por su parte, el general Gustavo Vallejo, responsable de la construcción del AIFA, afirmó que la empresa estatal del ejército que estará a cargo de la operación de la nueva terminal aérea y trabaja en el plan tarifario y los incentivos económicos que ofrecerá a las aerolíneas para que opten por el aeropuerto.

El fantasma de la saturación

En entrevista con El Economista, el mes pasado el director de Operaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), Francisco Quiroz, consideró que tras el impacto de la pandemia del Covid-19 ya se alcanzaron cerca del 80% de las operaciones totales que se realizaban en el 2019 y que la condición de saturación vuelve a estar latente, principalmente por la recuperación que ha tenido el mercado doméstico.

Como ejemplo de la creciente actividad en la terminal, recordó que el pasado dos de agosto se realizaron 997 operaciones (despegues o aterrizajes), la mayor cifra del año, y previo a la crisis sanitaria el pico fueron 1,200 en un día.

Durante el 2019 se contabilizaron 432,328 operaciones de aerolíneas comerciales, en el 2020 fueron 220,569 y en el primer semestre del presente año van 134,512, el 36% menos de las registradas hace un par de años, aunque el periodo vacacional de verano, a pesar de la pandemia, ha resultado de bastante actividad para la aviación nacional.

A dichas operaciones hay que agregar, en promedio, el 8% de operaciones de aviación general (gobierno), por lo que hace un par de años totalizaron 459,897, que es la cifra máxima que se puede tener tras el decreto de saturación publicado en el 2014.

empresas@eleconomista.mx