La Secretaría de Comunicaciones y Trasportes (SCT) está por mandar a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), para consulta, el anteproyecto por el cual se pondrá a disposición de operadores de telefonía acceso a los 11 millones de postes del servicio eléctrico.

De acuerdo con Edgar Olvera, subsecretario de Comunicaciones de la SCT, el proyecto se enviaría los próximos días a la Cofemer, en donde pasará por un proceso de consulta por su impacto regulatorio, y la expectativa es que pudiera estar listo antes de que concluya el año.

Los postes del servicio eléctrico son indispensables para un despliegue más rápido y económico de fibra óptica en el país. Estimaciones de la SCT apuntan a que el acceso a los postes del servicio eléctrico será a precios competitivos, y con ello podrán dar cobertura a casi 98% de la población. La red nacional de distribución comprende más de 820,000 km de líneas, cerca de 11 millones de postes de energía eléctrica instalados en la red de distribución del país, que a cambio de un pago establecido por el regulador podrían ser utilizados por concesionarios de telecomunicaciones en todo el país.

La reforma en telecomunicaciones abrió posibilidades para que la infraestructura de la CFE se aproveche para actividades relacionadas con las telecomunicaciones; en enero del 2016 la comisión cedió su título de concesión a Telecomunicaciones de México.

Sin embargo, de acuerdo con las instancias involucradas, hay otros componentes de la infraestructura de la CFE que aún pueden ser aprovechados en beneficio de las telecomunicaciones en México sin poner en riesgo la continuidad del servicio de energía eléctrica.

A partir de la red eléctrica es posible crear una red robusta de telecomunicaciones, una práctica común a nivel internacional como en Colombia, Perú y Estados Unidos.