Existen los incentivos para lograr concluir la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) previo a las elecciones que se realizarán en 2018 en Estados Unidos y México, debido a que el commodity más caro es la incertidumbre, para ello se necesita que los integrantes, incluido Canadá, se encuentren en la misma dinámica, y dejar claro que el acuerdo debe ser ganar-ganar, dijo Juan Carlos Baker, subsecretario de comercio exterior de la Secretaría de Economía.

Hay muchos incentivos en los tres países, y la primera razón que nos debería preocupar a todos por la cual esto tiene que hacerse es que el commodities más caro que existe es la incertidumbre , apuntó durante su participación en el Foro TLCAN organizado por el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio (Comce).

En el marco en que este martes 27 de junio Estados Unidos inicia la consulta para la renegociación del TLCAN, Canadá también está en pláticas y en México se inició el cabildeo desde febrero, Baker refirió que todo mundo piensa en las elecciones de México el año próximo, pero en Estados Unidos hay elecciones también, y el Congreso tiene un papel preponderante en materia comercial.

Alertó que los temas que se tienen que trabajar de manera ordenada y con cuidado son aquellos de las reglas de origen, para no ir en contra de las propias industrias. Además de temas de facilitación de comercio y de operación en la frontera.

Por su parte, Sergio Gómez Lora, director general de IQOM Inteligencia Comercial, indicó que viene un proceso de negociación técnica entre los ejecutivos, y después procesos de aprobación por los poderes legislativos de las tres partes.

Yo veo muy complicado que antes de que culminen los procesos electorales se cierre el ciclo completo en los tres países, es decir, proceso de negociación más proceso de aprobación; sin embargo, sí veo posible que por lo menos técnicamente haya un arreglo entre los ejecutivos antes de que estos procesos de elección arranquen , consideró Gómez Lora.

Agregó que el fast track de Estados Unidos tiene plazos muy estrictos, donde una vez que concluye la negociación técnica el presidente de Estados Unidos no puede firmar el acuerdo que negoció con los ejecutivos México-canadienses, tiene que pasar un periodo de 90 días, darle una comunicación al congreso americano, detallar toda la legislación americana que se tendría que modificarse para implementar el acuerdo negociado.

Baker recordó que la negociación original del TLCAN se inició en 1992 y para 1994 ya estaba en vigor, un periodo de dos años en el que se empezaron de la nada; mientras que ahora ya existe una base en cada país sobre los beneficios para crecer o proteger en sus naciones.