El Servicio de Administración Tributaria (SAT) hará un mayor número de actos de fiscalización a los contribuyentes para poder cumplir la meta de recaudación tributaria récord planteada para el siguiente año, coincidieron expertos en el tema.

De acuerdo con los Precriterios Generales de Política Económica para el 2019, entregados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a la Cámara de Diputados la semana pasada, el gobierno federal espera recaudar 3.16 billones de pesos a través del pago de impuestos de los contribuyentes, lo cual es 3.5% mayor, en términos reales, respecto a lo estimado para este año de 2.95 billones de pesos.

“El incremento de los ingresos tributarios va a venir de la fiscalización, dado que actualmente el fisco puede fiscalizar mejor e, inclusive, por la vía electrónica. La implementación de la factura versión 3.3 con el complemento de pagos le va a permitir al SAT tener información más puntual de los contribuyentes”, indicó Manuel Baltazar Mancilla, integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

Explicó que con la información que proporcionará el Comprobante Fiscal Digital por Internet, el SAT podrá cruzar los datos con los estados de cuenta bancarios del contribuyente, e inclusive con otros medios de pago, esto con el fin de vigilar los depósitos de los contribuyentes y éstos no estén evitando el pago de sus obligaciones fiscales.

En este sentido, Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, acotó que los contribuyentes no deben preocuparse por la creación de nuevos impuestos o aumento en las tasas de los gravámenes, sobre todo por el cambio de gobierno.

reforma fiscal, latente

“Es muy probable que si bien el siguiente gobierno no se escape de una reforma fiscal, quizás para el primer año o incluso durante los dos primeros años de gobierno no se hagan cambios a tasas ni a ningún impuesto, por lo cual el incremento de la recaudación se apoyará de la fiscalización, combate a la evasión fiscal y mejora de procesos”, aseveró.

Asimismo, agregó que el aumento en los ingresos tributarios va en línea con el crecimiento esperado de la economía el siguiente año que, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda, será entre 2.5 y 3.5 por ciento.

En el documento, la dependencia a cargo de José Antonio González Anaya prevé que para el 2019 se rebase la meta de recaudación establecida en la Ley de Ingresos de la Federación del 2018 en 23,400 millones de pesos, con lo cual los ingresos tributarios representarían 12.7% del Producto Interno Bruto.

INFORMALIDAD SIGUE PENDIENTE

Por otro lado, si bien el aumento de la fiscalización ayudará al órgano recaudador a poder tener mayores ingresos tributarios, Héctor Villarreal acotó que todavía queda mucho por hacer respecto al tema de la informalidad en México.

“Se debe hacer un sistema fiscal más justo porque es muy cierto que, de repente, las cargas no son parejas para los contribuyentes que tienen el mismo nivel de ingresos. Entonces sí tendría que haber una recaudación más pareja, más transparente”, explicó.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en febrero de este año la tasa de informalidad laboral fue de 56.6%, la misma que registró durante el primer mes del año.

“No hemos logrado, como país, aumentar nuestra base de contribuyentes. El gobierno no ha podido implementar las mejores prácticas para eso (...) el problema que se tiene es que hay mucha gente que no está inscrita en el RFC y si le pagas en efectivo o a través de un sistema financiero le da lo mismo, finalmente Hacienda no los ha podido perseguir. No obstante, creo que hoy el fisco tiene más elementos para poder presionar a aquellos que están fuera de lo formal”, refirió Manuel Baltazar Mancilla.