El gobernador del Banco de Japón (BoJ, por su sigla en inglés), Haruhiko Kuroda, comentó que la irregularidad de la recuperación mundial tras la recesión provocada por el coronavirus podría generar un aumento del ahorro, la desigualdad económica y el endeudamiento.

“Se considera que el trío formado por el aumento del ahorro, la desigualdad y el endeudamiento está entrelazado en la práctica y puede reducir teóricamente la tasa de interés natural”, dijo Kuroda en un discurso pronunciado en una conferencia académica organizada por el Banco de Japón.

También señaló que a medida que la economía mundial emerja del golpe inicial de la pandemia, el papel de los bancos centrales pasará de proporcionar apoyo a la liquidez a ayudar a las empresas a mantenerse solventes.

“La naturaleza de las respuestas políticas pasará de las medidas temporales de primeros auxilios a las políticas estructurales a medio y largo plazos (...) En este sentido, estamos asistiendo a una ampliación del alcance de las cuestiones que los bancos centrales deben tener en cuenta”.

Kuroda agregó que el carácter dispar de la recuperación mundial podría agravar la desigualdad, lo que, junto con la “creciente preocupación mundial” por el cambio climático, supone nuevos retos para los responsables políticos.

El gobernador del banco central nipón también señaló que la crisis sanitaria ha propiciado una digitalización rápida y generalizada, que podría aumentar la productividad, pero que puede agravar la desigualdad si los beneficios sólo los percibe una pequeña parte de la sociedad.

“Estamos empezando a ver la luz al final del túnel de esta pandemia, pero la luz no revela claramente la forma de la sociedad y la economía a la que nos acercamos”, señaló Kuroda.

valores@eleconomista.mx