En el cuarto mes del año, en medio de la reactivación económica, la recaudación que obtiene el gobierno por el pago del Impuesto sobre la Renta (ISR) volvió a disminuir en comparación con el mismo mes del año pasado, de acuerdo con la información presentada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En abril el erario obtuvo recursos por 137,104 millones de pesos, lo que resultó 16.2% menos, en términos reales, a lo que recaudó en el mismo mes del año pasado, cuando el impacto de la pandemia del Covid-19 golpeó con más fuerza en la economía del país.

Con la caída de abril se revierte el aumento de 9.2% anual que presentaron los ingresos por ISR en marzo, además de convertirse en la mayor caída anual desde abril del 2020, cuando la captación de recursos de este gravamen se derrumbó 26.2 por ciento.

Adrián García, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), recordó que usualmente en marzo la recaudación del ISR se ve beneficiada gracias a los pagos que realizan los contribuyentes por diferentes conceptos, así como la declaración anual que presentan las personas morales en ese mes y que en algunos casos sale con saldo a favor del Servicio de Administración Tributaria (SAT), por lo que es normal el incremento que se presenta en dicho mes.

Sin embargo, la disminución de abril podría deberse a que este año si bien se empieza a reabrir la economía ante el proceso de vacunación en México, el inicio del año fue débil aún.

“Trae todavía la cuestión negativa por el tema de la recuperación. La realidad es que en el primer trimestre se vio una debilidad, en varios estados del territorio mexicano había Semáforo Rojo y eso obligó a cierres de negocios y actividades, lo que tuvo su impacto en la economía y su incidencia en el pago de impuestos” dijo James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Asimismo, Adrián García comentó que otro motivo que podría afectar la recaudación del ISR es que este año no se han visto tantos casos de cobro de adeudos fiscales a grandes contribuyentes, lo que en el 2020 ayudó a que la autoridad fiscal mantuviera la recaudación.

Afectación en los ingresos tributarios

El resultado de la recaudación del ISR en abril afectó los ingresos totales que obtiene el erario por el pago de impuestos, ya que fue el único gravamen que presentó caída en el mes.

En total, el erario captó 273,522 millones de pesos por el pago de impuestos de los causantes, 5.6% menos a lo que se obtuvo en el mismo mes del 2020.

Pese a la caída, el ISR continúa como la mayor fuente de ingreso tributario para el gobierno mexicano ya que representa 50% de los ingresos por el pago de impuestos, así como 31% de los ingresos presupuestarios totales, superando por mucho los 67,051 millones de pesos que dejaron los ingresos petroleros en abril de este año. 

Por debajo de lo estimado

Si se toma en cuenta el primer cuatrimestre del año, el ISR dejó recursos a la hacienda pública por 714,018 millones de pesos, lo que significó una disminución de 1.9% respecto al mismo periodo del año previo.

De esta manera, también quedó por debajo de lo que Hacienda estimó que se recaudaría en los primeros cuatro meses del año.

La dependencia preveía que se recaudarían 747,059 millones de pesos, es decir, los ingresos quedaron 32,962 millones de pesos debajo de lo estimado.

Pare el cierre del año, de acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2021, el gobierno espera que el ISR le deje ingresos por poco más de 1.9 billones de pesos.

Los analistas indicaron que, si el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de este año es mayor a lo que se previó en la Paquete Económico 2021, es seguro que la recaudación no sólo del ISR, sino de los ingresos presupuestarios, supere la meta que se aprobó en la LIF 2021.

El año pasado, al entregar el Paquete Económico 2021, la Secretaría de Hacienda estimó un PIB de 4.6%, una proyección que movió al alza en marzo a 5.3% y, hace algunos días, lo volvió a modificar a 6.5% ante el avance de la campaña de vacunación en el país.

El estimado al alza se basa en que durante los dos últimos meses la recuperación de la actividad económica ha ido mejor a lo esperado, a esta situación abonará la reapertura de escuelas.

ana.martinez@eleconomista.mx