El nuevo paquete de medidas de austeridad tiene valor de 28,000 millones de euros, unos 40,000 millones de dólares.

Éstas son las principales medidas:

El acuerdo prevé 6,500 millones de euros en aumento de impuestos. Incluye nuevos aranceles al lujo, medidas contra la evasión fiscal, gravar más los refrescos, los coches, las piscinas y el patrimonio.

Recortar la plantilla de 750,000 funcionarios en una quinta parte.

Recorte de gastos este año, doblando las medidas acordadas con los prestamistas del rescate ante un desempleo que ha alcanzado un récord de 16.2% en el tercer año de una profunda recesión.

Se pretende recaudar 50,000 millones de euros vendiendo empresas públicas.