En el 2013 se dejarán de recaudar 189,280 millones de pesos, 1.14% del Producto Interno Bruto (PIB), por la tasa cero en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), según estimaciones de la Secretaría de Hacienda.

De esta cantidad, tan sólo en alimentos el gasto fiscal asciende a 156,789 millones de pesos. Por medicinas, el efecto de la tasa cero es de 15,279 millones de pesos, que equivalen a 0.09%, de acuerdo con el Presupuesto de gastos fiscales que entregó la dependencia a las comisiones de Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados y Senadores, al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas y a la Comisión Especial sobre Gastos Fiscales en San Lázaro.

El Presupuesto de gastos fiscales contiene la evaluación monetaria de la pérdida recaudatoria generada por los tratamientos especiales y diferenciales en el sistema tributario.

En el reporte se da cuenta de que por tasas reducidas en el IVA, el gasto fiscal es de 205,121 millones de pesos.

El IVA es el impuesto indirecto más importante del esquema fiscal mexicano. De enero a mayo recaudó 225,233 millones de pesos, es decir, 2.1% más respecto de igual periodo del año pasado, representando 16% de los ingresos tributarios del sector público. De los gravámenes generales, es el segundo más importante después del Impuesto Sobre la Renta.

REFORMA FISCAL

Para el vicepresidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), Carlos Cárdenas, se debe tomar en cuenta que la economía informal no paga impuestos, pero sí cuotas sindicales, de ahí la importancia de eliminar los tratamientos preferenciales.

Se requiere una reforma fiscal para poder recaudar impuestos respecto del PIB sobre niveles internacionales.

Recordó que en ese sentido, el IMCP formó parte de la propuesta que presentó un grupo de organismos en la que no sólo se aborda el tema del IVA, sino un conjunto de cambios para una reforma integral.

No sólo hicimos el diagnóstico, sino que damos la medicina . Se mostró optimista porque ahora que se retoma el tema de la reforma fiscal, se toma en cuenta la propuesta porque las personas que realmente saben de impuestos fueron los que la elaboraron.

leonor.flores@eleconomista.mx