La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó fuertemente al alza su estimación de crecimiento mundial para el 2021 a 5.6% desde 4.2%, a raíz de los efectos conjugados del plan de reactivación estadounidense y de la vacunación contra el Covid-19, según sus últimas perspectivas económicas publicadas el martes.

“En los últimos meses la actividad ha repuntado en muchos sectores y se ha adaptado a las restricciones derivadas de la pandemia. Finalmente la administración de vacunas está cogiendo ritmo, aunque sigue siendo desigual, y es probable que el estímulo fiscal de los gobiernos —en especial de Estados Unidos— dé un importante impulso a la economía”, explicó el organismo internacional en un comunicado.

Por sí solo, el plan de 1.9 billones de dólares del presidente de Estados Unidos (EU), Joe Biden, con el que se busca reactivar a la mayor economía del mundo contribuye en un punto porcentual a esta revisión de 1.4 puntos del crecimiento mundial, dijo Laurence Boone, economista en jefe de la OCDE.

Gracias a esta inyección masiva de liquidez, EU debería ver duplicada la tasa de crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) respecto a lo previsto en diciembre, a  6.5 por ciento.

Esto no supondrá un riesgo inflacionario importante, según Boone.

“Si miramos la situación del mercado del trabajo y las capacidades que no son utilizadas, hay mucho margen en la economía antes de que la demanda se recupere plenamente”, estimó.

Acelerar la vacunación

En cambio, los retrasos en la vacunación podrían hipotecar la recuperación, en particular en Europa.

“La velocidad es crucial”, dijo el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, citado en el comunicado.

“Las vacunas deben administrarse más rápido y a nivel mundial. Esto requerirá una coordinación y una cooperación mejores que las observadas hasta la fecha, pero la humanidad no puede permitirse suspender esta prueba”, agregó.

En efecto, el aumento del crecimiento es más modesto para la zona euro, donde el programa de vacunación va más lento. Se espera que el PIB crezca 3.9% este año, donde Alemania, la primera economía de la región, lo haría en 3 por ciento.

Para el Reino Unido, la segunda economía de Europa, se espera un crecimiento de 5.1 por ciento.

Francia repuntaría 5.9%, prácticamente sin cambios respecto a su última previsión, España 5.7% e Italia 4.1 por ciento.

Por su parte China, motor del crecimiento mundial, cuyas exportaciones se dispararon 60% en un año en enero-febrero, debería registrar un crecimiento de 7.8 por ciento.

Sin embargo, es en la India donde el repunte es más espectacular: tras desplomarse 7.4% en el 2020, el PIB debería crecer 12.6% este año.

Al mismo tiempo, existen riesgos para el crecimiento: un ritmo de vacunación demasiado lento o “la aparición de nuevas variantes resistentes a las vacunas”.

“Si no conseguimos vacunar a un número suficiente de personas lo bastante rápido para poder retirar las restricciones, la recuperación será más lenta y socavaremos los beneficios del estímulo fiscal (...) Cuanto más rápido vacunen los países, antes podrán reabrir sus economías (...) Nuestro principal mensaje es, por tanto, acelerar el ritmo de la vacunación para reabrir la economía”, comentó Boone.

En el mundo, se han administrado más de 304.8 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus, una cifra que esconde grandes disparidades: Israel ha vacunado a casi 60% de su población, Estados Unidos a casi 20%, Francia a cerca de 5% y Brasil a 3%, según cálculos de la OCDE.