Si bien se elimina la obligación de presentar el dictamen fiscal a partir del ejercicio 2010, que se declara el próximo año, las empresas no se salvarán de ser auditadas en caso de que la autoridad tenga dudas con respecto a la situación del contribuyente.

No quedarán exentas de las revisiones que hace el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Además, hace falta que se emitan las reglas de carácter general para aplicar la medida.

Actualmente, las empresas que lo presentan tienen la garantía de que si existe alguna inconsistencia, primero se revisan los papeles de trabajo del contador público autorizado que lo elaboró, sin que sean molestadas por el acto de la autoridad.

Cabe recordar que el pasado 3 de junio en el marco del Foro IMEF 2010 en Monterrey, el jefe del SAT, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, ya había adelantado la noticia de que el dictamen ya no sería un requisito.

El dictamen debe ser optativo, no obligatorio. Hacia allá deberíamos estar evolucionando , consideró en ese momento.

Además estableció que quien tiene el dictamen, corre menor riesgo de auditarse . Lo que en su opinión será una manera de calibrar el riesgo.

Dictamen del futuro

El dictamen fiscal, que tiene 51 años de existencia en nuestro país, sirve para dar certeza de que la información financiera que presentan las empresas es confiable y fidedigna.

El Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) si bien aplaudió la medida, estaba pugnando por perfeccionarlo más no eliminarlo. Hacerlo más sencillo para llegar al concepto del dictamen fiscal del futuro.

El IMCP había hecho hincapié en que para su elaboración y su presentación se requiere una cantidad muy amplia de información. Contiene 40 anexos y se tiene que contestar un cuestionario de 300 preguntas.

Consideran que al hacerlo menos complicado ayudaría a elevar la práctica profesional de los contadores.

Apenas el 15 de mayo se emitió la disposición de cumplir con esta obligación por Internet a través del Sistema de Presentación del Dictamen Fiscal (Sipred) que daba la posibilidad de hacerlo de manera sencilla y oportuna.

[email protected]