La pandemia de Covid-19 podría tener un impacto en los niveles de pobreza en México, con lo cual podría revertir los avances que se obtuvieron en una década para reducir las carencias sociales, de acuerdo con el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020, elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“La política de desarrollo social tiene grandes retos y oportunidades. En primera instancia, evitar que se reviertan los avances obtenidos en la reducción de las carencias sociales hasta el 2018, reforzar la atención a grupos vulnerables durante la pandemia y continuar con la generación de evidencia sobre los efectos de esta enfermedad en la salud”, indicó José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Coneval, en videoconferencia de prensa.

De acuerdo con el Coneval, de 2008 a 2018 el porcentaje de personas en situación de pobreza disminuyó de 44.4 a 41.9%, mientras que aquellas en condición de pobreza extrema pasaron de 11 a 7.4% en esa década.

Respecto a la pobreza moderada, esta incrementó de 33.3% en el 2008 a 34.5% en el 2018. 

“Existe el riesgo de que las afectaciones de la pandemia de Covid-19 reviertan los avances obtenidos en la reducción de las carencias sociales hasta 2018. Por ello, es urgente reforzar la atención a grupos vulnerables y garantizar a la población el acceso a los bienes y servicios que hacen posible el ejercicio de sus derechos”, se lee en el informe.

En este sentido, el secretario ejecutivo detalló que en el caso de las mujeres, éstas destinan en promedio 22 horas a la semana a los quehaceres domésticos, así como 28 horas al cuidado de otras personas, lo que equivale 2.5 veces el tiempo que los hombres dedican a lo mismo, lo que las deja con una menor posibilidad de acceder a un empleo remunerado.

En el caso de la población indígena, 78.2% no tiene acceso a la seguridad social, mientras que 57.5% no contó en el 2018 con servicios básicos en la vivienda. Entre otros grupos vulnerables también destacó a las niñas, niños y adolescentes, así como las personas mayores.

Programas se enfocan a transferencias

Respecto a los Programa Integrales de Bienestar, que son prioritarios dentro de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Coneval destacó que estos se enfocan, principalmente, en las transferencias directas de apoyos económicos a sus beneficiarios, más allá de la prevención, mitigación y atención de los riesgos que enfrentan estas personas a lo largo de su vida.

Añadió que hay oportunidades de mejora en la comunicación entre actores, la calidad de la información del padrón de beneficiarios, mejora continua, difusión de calendarios de los programas, así como en la capacitación de los Servidores de la Nación.

Respecto a la pandemia de Covid-19, el Coneval detectó 53 intervenciones para atender la situación, de las cuales 31 son programas presupuestarios y 22 acciones no presupuestarias.

Los 31 programas presupuestarios se enfocaron a la seguridad social; atención médica y psicológica; apoyos alimentarios; servicios básicos de vivienda; incentivar capacidades del personal de salud; mejorar condiciones de ingreso; e incentivar las capacidades del personal de salud.

De estos, 38.7% corresponden a programas presupuestarios prioritarios.

ana.martinez@eleconomista.mx

kg