El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), aprobado por la Cámara de Diputados, no cambió en mucho a la propuesta enviada por el Ejecutivo. Lo anterior indica que se trata de un presupuesto de transición, que marca camino para reformas estructurales en materia fiscal en los años venideros, según establece un análisis elaborado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Destaca que el PEF que avalaron los diputados contiene cambios en 11 de los 41 ramos administrativos, respecto de lo expuesto en el Proyecto de Presupuesto de la Federación (PPEF) 2013.

Agrega que los rubros más beneficiados fueron los que venían afectados en la propuesta del Ejecutivo como en los casos de las secretarías de Comunicaciones y Transportes (SCT) y de Educación Pública (SEP).

Para la SCT, se otorgaron 86,243.9 millones de pesos. Esto significa una disminución de 2.6% en comparación a lo asignado en el PEF 2012, pero un incremento de 17.6% respecto del PPEF 2013. En la propuesta del Ejecutivo.

A la SEP se le había reducido en 3.7% su presupuesto en el PPEF 2013; sin embargo, la Cámara Baja aprobó un presupuesto casi equivalente (-0.1%) al del 2012, en términos reales.

De acuerdo con el documento elaborado por Sunny Arely Villa del CIEP, al Instituto Mexicano del Seguro Social se aprobaron 421,565.2 millones de pesos; esto representa 3.2% más que en el 2012, pero 1.5% menos que lo propuesto por el Ejecutivo.

En tanto que las asignaciones presupuestales para Salud, las Participaciones a Entidades Federativas y Municipios, Gobernación, Hacienda y Crédito Público, las Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios y Medio Ambiente y Recursos Naturales tuvieron variaciones de entre 0.1 y 0.4% sobre la propuesta del Ejecutivo planteada en el PPEF 2013.

Otro ramo con ajustes a la alza fue el de Provisiones Salariales y Económicas, con 17.7% más a lo aprobado en el 2012, al asignarle 77,112.1 millones de pesos. Se hace referencia que este ramo administra los mecanismos de asignación de recursos que no corresponden a alguna secretaría.

Presentarán plan de desarrollo

Después de la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), el nuevo gobierno habrá de presentar el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2012-2018 y posteriormente su respectivo Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide). El PND debe entregarse a más tardar en los primeros seis meses de haber iniciado la nueva administración, según indica la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Sin embargo, el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene la intención de presentarlo en el primer trimestre del 2013, en el cual se realinearán los objetivos conforme a la Constitución Política y los compromisos que asumió el Presidente como candidato. En el artículo 26-A constitucional se da un plazo legal para aprobar y publicar el PND de seis meses, para que el Estado pueda organizar un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez al dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y democratización, política, social y cultural para la nación.

Los fines del proyecto nacional contenidos en la Constitución determinarán los objetivos de la planeación que deberá ser democrática mediante la participación de diversos sectores sociales de donde se recogerán las aspiraciones y demandas de la sociedad para incorporarlas al plan y programas de desarrollo.

LÍNEAS DE ACCIÓN

Además del PND, se debe elaborar un programa que establezca los objetivos, las políticas y líneas de acción con el fin de instrumentar las estrategias en las materias hacendaria y financiera para alcanzar los objetivos nacionales establecidos en dicho plan, con el propósito de lograr un crecimiento sostenido más acelerado, una economía más competitiva y generar empleos que permitan mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos.