Las modificaciones que aprobó esta semana la Cámara de Diputados, en materia del Impuesto sobre la Renta (ISR), pone en riesgo la viabilidad de varias organizaciones de la sociedad civil, apuntaron Centro Mexicano para la Filantropía, Grupo UNIDOSC, Estándares Pro Bono y Grupo Fiscal de OSC.

De acuerdo con lo aprobado, aquellas donatarias que obtengan más del 50% de sus ingresos por fuentes distintas a las que fueron aprobadas, perderán su autorización.

"El sector requiere de recursos. Sobre todo humanos, y los hay en abundancia. Pero también económicos y estos provienen de donaciones generosas y de la generación de recursos propios con las llamadas “cuotas de recuperación” o ingresos relacionados con el objeto que cada una elige. Hasta el año 2018, el sector en México recibía 6% de ingresos por parte del sector público, 9% del sector privado y el 85% de nuestra propia capacidad para autogenerar ingresos", refirieron organizaciones.

Según datos expresados en la exposición de motivos de la iniciativa que se aprobó, las organizaciones reciben 23.8% de donativos privados, 10.1% de ingresos relacionados a su objeto social, que de hecho son los que provienen de arrendamientos, dividendos, regalías e interesas y 66.1% “de ingresos no relacionados con el objeto social”, con una cifra de 132,000 millones pesos. 

Esta última cifra, aseveran las organizaciones, es imprecisa ya que proviene del rubro "otros ingresos" en donde se incluyen ingresos relacionados con el objeto social y también los no relacionados.

“Según nuestros estatutos legales, es obligatorio que todo el dinero recibido de sociedad sea por donativos, intereses o cuotas de recuperación relacionadas al objeto social o no relacionadas, se destine al objeto social de la organización y a su fortalecimiento institucional. El sentido de ser instituciones sin fines de lucro significa que todo se destina al objeto social de la organización y, si hubiere remanente, se reinvierta en el mismo objeto social”, refirieron.

Añadieron que, en caso de haber remanentes, estos no pueden ser repartidos entre sus miembros dado que son organizaciones no lucrativas.

valores@eleconomista.mx

kg