Analistas del mercado anticipan que esta semana iniciará el ciclo de alzas de tasas en Estados Unidos. México y Chile reaccionarán en consecuencia, pero a partir de enero, pondrán a su economía doméstica en el centro de sus decisiones monetarias, concuerdan analistas internacionales.

El 81% de los administradores de fondos consultados por Bank of America Merrill Lynch anticipan un alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) para el próximo 16 de diciembre.

Este primer incremento sería de 0.25 puntos base, seguido por otras cinco alzas en el transcurso del 2016, para un total de 100 puntos, detalló Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of America Merrill Lynch.

Este inicio de la normalización en la que opera la tasa de referencia de Estados Unidos será también el origen para la decisión que asumirá la Junta de Gobierno del Banco de México, para subir la tasa el próximo 17 de diciembre, concuerdan Alberto Ramos, subdirector de investigación de Goldman Sachs para América Latina, y Gerardo Rodríguez Regordosa, director de estrategia de mercados emergentes en BlackRock.

Moderado ciclo alcista

Las expectativas promedio de los especialistas del sector privado para la Tasa de Fondeo en México al final de este último trimestre es que se ubique en 3.22%, lo que significa un alza de 22 puntos base para el próximo 17 de diciembre.

Según la encuesta, la media de los analistas espera que el rédito se ubique en 3.97% al cierre del 2016, un alza de 72 puntos en todo el año.

Aquí donde comienza la discrepancia. Carlos Capistrán, economista de BofA, explicó que las moderadas presiones inflacionarias y la histórica tendencia a la baja de ésta permiten anticipar que Banxico se desacoplará de las decisiones de la Fed en el 2016, esto significaría que mientras la Reserva busca un aumento de 100 puntos base de aquí al cierre del próximo año, el Banxico podría normalizar más lentamente, y quedarse con un alza de sólo 0.50 puntos en el mismo periodo, detalla.

Con él concuerda Alberto Ramos, de Goldman Sachs, quien considera que después de este movimiento reactivo al FOMC, Banxico no se sentirá necesariamente cómodo de seguir los pasos de la Fed, particularmente si se mantiene la holgura en la economía, la inflación estable y el peso bien anclado .

De acuerdo con el economista de GS, aparte de las reuniones de la Junta de Gobierno de Banxico y del Comité de la Fed, se esperan también reuniones de los directores de bancos centrales de Chile y Colombia.

La del Banco de la Reserva de Chile será el mismo día que la del Banxico, y se prevé un alza de 25 puntos base, que serán también un reflejo de la decisión de la Fed.

Considera que igual que en México, el directorio chileno reorientará su objetivo hacia el mercado doméstico, la inflación y que, en el balance de riesgos, calibrará la tendencia de la normalización monetaria.anticipa que la tasa chilena cerrará el año en 3.50 puntos.